Víctor Fuentes y Claudia Salazar
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La reforma eléctrica aprobada mediante iniciativa presidencial preferente estuvo vigente apenas un día.
Ayer un juez federal suspendió todos los efectos y consecuencias de las reformas a la Ley de la Industria Eléctrica (LIE) que dan preferencia a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) sobre las demás empresas del sector.
Juan Pablo Gómez Fierro, juez Segundo Especializado en Competencia Económica, concedió la suspensión provisional en dos amparos promovidos por empresas privadas de energías renovables.
La suspensión tiene efectos generales porque, según explicó, una medida cautelar con efectos solo para las empresas solicitantes, les otorgaría una ventaja competitiva frente a los demás participantes de la industria eléctrica y ocasionaría distorsiones en el mercado.
El Congreso y el Ejecutivo pueden impugnar las suspensiones ante un tribunal colegiado, que tendrá 48 hora para resolver. Gómez Fierro decidirá en los próximos días si otorga las suspensiones definitivas.
Diputados federales de la Comisión de Energía urgieron ayer al Gobierno a modificar su postura en el sector eléctrico, puesto que se trata del inicio de un largo camino jurídico.
“Se puede repensar el diseño del sector eléctrico y volver al futuro de las energías limpias, donde la CFE siga como la empresa pública más importante, pero también se promuevan oportunidades de desarrollo para los sectores social y privado”, dijo el priista Enrique Ochoa, ex director de la CFE.
El panista Hernán Salinas celebró la autonomía del Poder Judicial que permitió al juez otorgar la suspensión pese a las presiones a las que estará sujeto.