El Obispo Juan Espinoza Jiménez recordó ayer el mandamiento nuevo de amar al prójimo como Dios te ama, y esta imagen, este rostro y esta motivación es propicia en esta fecha en que se celebra a los Maestros, a los campesinos y especialmente solicitar por un temporal de lluvias abundantes y armónicas para la Diócesis de Aguascalientes.

Al celebrar la Eucaristía en su sede la Catedral Basílica, en el marco del Día del Maestro y de San Isidro Labrador, el Prelado se refirió a los docentes que viven una vocación, no una profesión, porque el verdadero profesor da todo por sus estudiantes, tiene el reto de formar a sus pupilos y no limitarse a inculcar un cerebro con mucha información, sino un cerebro con ideas claras, un corazón grande y unas manos dispuestas a servir.

También se debe hablar de todas las personas que nos dan de comer, que cultivan el campo y que llevan las frutas y las verduras a tu mesa, “todos esos campesinos que trabajan la tierra y que no deben ser marginados por nadie, no se les paga lo que se les debiera pagar, aparte de que viven condiciones difíciles”.

De igual modo, se manifestó consciente de la zona árida que son los estados de Aguascalientes y Zacatecas, de ambos se forma la Diócesis, y hace falta el agua, y hay que pedir con fe y constancia a Dios las lluvias y se dé esa agricultura que tanto se requiere.

Monseñor Juan Espinoza explicó que el amor no se finca en la tradición de amar solamente a los parientes y a los compatriotas, ahora es un mandamiento que rompe barreras e incluye al migrante, al extraño, al pobre, al miserable y al enemigo.

Este amor que siente Jesús por sus semejantes no es altruismo o filantropía, sino una entrega de la vida por el otro. Es un amor que se hace cercano al otro, se manifiesta en el perdón, en el servicio.

Este mandamiento es un amor constante e incondicional por todos, no sólo de las personas que amas y que están cerca. Ahora son tiempos para fortalecer el sentido de tu vida y disponerte a amar para transformar tu vida. Si no tienes amor serás una persona infeliz, amargada y triste, pero si empiezas a amar, a perdonar, a ayudar, el que se preocupa por los demás, tu vida será más bonita y feliz.

¡Participa con tu opinión!