La actual crisis por el COVID-19 podría ser una oportunidad para las empresas autoparteras de Aguascalientes y poder suplir los insumos chinos que actualmente no llegan por la pandemia a las armadoras automotrices en México, con el reto de ser altamente competitivos y a bajo costo, consideró la delegada regional zona centro de la Asociación Nacional de Importadores y Exportadores de la República Mexicana, Angélica Ortega Treviño.

Afirmó que si bien en China aparentemente las cosas están volviendo a la normalidad tras la pandemia, mientras no se regularice en los demás países la cadena de suministros se va a ver interrumpida, porque los productos quedarían en cuarentena en aquellos lugares donde aún persiste la contingencia y no podrían ser distribuidos, por lo anterior dijo que México puede aprovechar esta oportunidad para suplir en la industria automotriz, de esos insumos que en su momento los productores chinos, venían proveyendo.

Resaltó que una vez que el mercado se comience a reactivar, las empresas automotrices tendrán que pensar en quién les pueda proveer estos insumos de manera local, al menos en lo que todo vuelve a la normalidad, tras recordar que las partes chinas se prefieren por el bajo costo, por lo que si existen empresas locales que puedan fabricar esas piezas al mismo costo que los chinos, “indudablemente podríamos ser altamente competitivos y esas empresas pueden ver una oportunidad para enviar sus productos, ya una vez normalizado todo, a empresas automotrices que se encuentren en otros países”.

Estableció que si bien la industria automotriz está detenida en el estado, es recomendable que las empresas autoparteras se acerquen con la armadora Nissan y ensambladoras en el país y empezar a plantear esas alternativas y en cuanto la economía se vuelva a reactivar y la situación pase de la fase crítica, puedan tener mayor oportunidad las empresas mexicanas. “Siempre y cuando estén conscientes de que tendrán que ser competitivas con los costos que estaban manejando las empresas chinas, porque aún con el envío los productos chinos seguían siendo muy convenientes para la industria automotriz”.