A raíz de los hechos violentos que se registraron el pasado martes en el municipio de Jesús María, donde dos hombres fueron ejecutados a balazos en el interior de una vivienda ubicada en el fraccionamiento Las Palmas, se reforzó la vigilancia en la zona urbana y en algunos poblados que son considerados como “puntos rojos”.
En este operativo disuasivo, participaron 13 elementos de la Sedena y seis oficiales de la Policía Preventiva de Jesús María, quienes hicieron patrullajes de vigilancia en varias colonias y fraccionamientos, así como en carreteras estatales y terracerías.
En este despliegue de militares y policías preventivos, fueron sometidas a revisión más de 60 personas y vehículos que fueron detectados en actitud sospechosa, sin que se registraran detenciones relevantes.
Se informó que el despliegue de seguridad por parte del Ejército Mexicano y la SSPM de Jesús María continuará de manera permanente, para inhibir hechos delictivos.