Durante 2022, se registraron 277 defunciones en Aguascalientes a causa de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), una cifra que ha motivado al Instituto de Servicios de Salud del Estado (ISSEA) a intensificar sus esfuerzos en la lucha contra esta condición. Entre las medidas adoptadas, destaca la realización de espirometrías, pruebas clave para la detección de la enfermedad.
Rubén Galaviz Tristán, titular del ISSEA, destacó que la EPOC, caracterizada por una disminución persistente del flujo de aire, es una enfermedad progresiva que representa un grave riesgo para la salud respiratoria. Enfatizó la importancia del diagnóstico y tratamiento oportunos para evitar desenlaces fatales.
Paralelamente, la Secretaría de Salud recalca la relevancia de medidas preventivas. Entre éstas, se sugiere evitar la exposición al humo del tabaco, así como a partículas y gases tóxicos, minimizar la contaminación del aire y protegerse de polvos y químicos nocivos.
Hasta la fecha, el ISSEA ha realizado cerca de 300 espirometrías en 2023 en el Centro de Salud Arboledas, que opera de lunes a viernes de 8:00 a 15:00 horas. Estas pruebas son esenciales para identificar a individuos con síntomas de EPOC, como dificultad para respirar y tos crónica con flema.
En un esfuerzo por expandir su cobertura, el ISSEA planea organizar jornadas de espirometrías en varios Centros de Salud del estado. El objetivo es facilitar el acceso a estas pruebas vitales a un mayor número de personas. Estas acciones forman parte de una estrategia integral para disminuir la mortalidad, las hospitalizaciones y los costos asociados a la EPOC.

A nivel mundial, la EPOC registró 3.23 millones de defunciones en 2019 y una prevalencia de 251 millones de casos en 2016. En México, la situación es alarmante, con 24 mil 690 muertes en 2020 y una prevalencia del 7.8% en personas de 40 años o más.