Antonio Baranda
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Un comando de élite del Ejército, que desde 1994 ha detenido a 663 delincuentes, detuvo sin disparar un solo tiro a Ovidio Guzmán López, hijo de Joaquín «El Chapo» Guzmán.
Sin embargo, la rápida reacción de decenas de sicarios que rodearon el lugar y controlaron la plaza de Culiacán, evitaron que fuera llevado a prisión.
El comando militar capturó a Guzmán López a las 15:15 horas en su domicilio de Tres Ríos, donde se encontraba con su familia.
En un video difundido ayer por el Gobierno federal –durante la presentación de un informe sobre el fallido operativo– se observa que «El Ratón» no opuso resistencia.
El operativo con 120 elementos se vio superado por los sicarios y, por decisión colegiada del gabinete de seguridad, a las 18:49 horas se ordenó dar fin la operación.
Los elementos del GAIN, que suma 46 detenciones en el sexenio y recientemente capturó al capo Santiago Mazari, «El Carrete», se retiró del lugar sin el hombre que solicita la justicia de Estados Unidos.

SOBRE EL OPERATIVO
«No se trató de un operativo. Fue (un patrullaje) casual»
Alfonso Durazo (SSP) / 17 de octubre

«El 13 de septiembre de 2019 EU solicitó a México la extradición»
Luis Cresencio Sandoval (Sedena) / Ayer

LOS ELEMENTOS
«La patrulla era de 30 elementos de la Guardia Nacional y del Ejército»
Alfonso Durazo (SSP) / 17 de octubre

«Se trató de dos equipos especiales, uno encargado de la detención y otro de la seguridad perimetral, que sumaron 147 elementos».
Luis Cresencio Sandoval (Sedena) / Ayer

LA DETENCIÓN
«Ovidio Guzmán nunca estuvo formalmente detenido».
Alfonso Durazo (SSP) / 18 de octubre

Las imágenes muestran a Ovidio Guzmán detenido por elementos militares, con las manos en la nuca e hincado.