Renata Tarragona
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Sin una regulación concreta para su venta, la oferta de negocios dedicados a productos a base del cáñamo o cannabis en el País aumenta.
El cultivo de esta planta tiene un gran potencial económico en México por las condiciones climáticas aptas para su desarrollo.
Sin embargo, la discusión sobre su regulación se alarga y de los tres usos perseguidos -lúdico, medicinal y de investigación e industrial- es el segundo, el medicinal, el de mayores avances, aunque con ciertas limitaciones que dejan poco margen de acción a jugadores y se concentra en grandes farmacéuticas.
«Los usos industriales del cáñamo que están por debajo del uno por ciento de THC (sustancia psicotrópica del cannabis) hoy en día no están debidamente regulados», explicó Juan Francisco Torres-Landa, socio del despacho legal Hogan Lovells.
«Ahí caben cosméticos, alimentos, suplementos, tinturas y otros productos que aguardan justamente esa regulación en vez de que se cuelen o manejen en un vacío legal o, peor aún, en una situación de mercado negro o gris. Las autorizaciones que se han obtenido o la forma en que se comercian están en un marco inexistente o muy débil».
La industria refirió que ante una falta de voluntad política para resolver el tema, por cuestiones ideológicas e intereses, y de no contar hacia el próximo año con una reglamentación, México perderá mercado y la oportunidad de ser potencia contra otros países que ya abrieron la comercialización del cannabis, como Uruguay, Paraguay o Argentina.
«Es como un limbo, una etapa gris en que no hay regulación, pero tampoco está perseguido. El Consejo Cannábico quisiera tener esta regulación y tener las Normas Oficiales Mexicanas para que puedas desde producir, transportar, comercializar, transformar, para que esto verdaderamente sea una industria», enfatizó Alfredo Neme, representante para el extranjero del Consejo Cannábico Nacional.

¡Participa con tu opinión!