Martha Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-En poco más de un año se han extinguido más de 80 fideicomisos, sin que el Gobierno federal haya dado a conocer el destino de los más de 38 mil millones de pesos que recibió como ingresos extraordinarios por esta vía.
Representantes de México Evalúa y del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) señalaron que, al eliminar estos mecanismos, en lugar de mejorar la rendición de cuentas la empeoraron y que se quitaron recursos a sectores como cultura y ambiente.
Cifras de Hacienda indican que entre el último trimestre del 2020 y el cuarto trimestre del 2021, 89 fideicomisos fueron dados de baja. Al menos 35 de ellos corresponden al universo de 109 cuya extinción fue aprobada por el Congreso en octubre de 2020.
El resto es resultado del decreto presidencial publicado en el Diario Oficial de la Federación en abril de ese mismo año, a través del cual se instruye a las dependencias y entidades de la Administración Pública federal a dar por terminados aquellos instrumentos cuya extinción no requiere de reformas legales.
El Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP) de la Cámara de Diputados señala que, en el último trimestre de 2020, se dieron de baja 11 de esos fideicomisos con remanentes por cerca de 3 mil 973 millones de pesos.
Para el primer semestre del 2021, los fideicomisos dados de baja sumaron 39, con recursos reintegrados o por reintegrar a la Tesorería de la Federación (Tesofe) superiores a los 19 mil 724 millones.
A esos recursos se suman los 15 mil 262 millones de pesos de los 50 fideicomisos dados de baja en el segundo semestre del año pasado.
Mariana Campos, coordinadora del Programa de Gasto Público y Rendición de Cuentas de México Evalúa, afirmó que la extinción de fideicomisos fue equivocada, porque, aunque tenían problemas de opacidad, se podían mejorar los mecanismos de transparencia y de rendición de cuentas.
«No se atendió el problema», expresó, «porque en el fondo, finalmente lo que quería el Presidente no era realmente arreglar la política de transparencia de los fideicomisos. A él le encanta que sean opacos y los sigue usando».
Francisco Varela, director de Instituciones y Gobernanza del IMCO, advirtió que la opacidad actual se agrava con el hecho de que se descapitalizaron algunas funciones del Estado.
«Rompimos los cochinitos en medio de la pandemia. Ese dinero cayó a la cartera del Gobierno federal. No sabemos en qué se gastó y ya no tenemos el cochinito para sustentabilidad energética, para cultura, para cada uno de los temas que los 109 fideicomisos atendían».

¡Participa con tu opinión!