Érika Hernández
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Tribunal Electoral federal dejó claro a Morena que la difusión que realice sobre la revocación de mandato, con recursos públicos o privados, deberá ser imparcial, sin influir a favor o en contra de dicho proceso.
Por ello ese partido deberá cambiar el discurso que ahora pregona sobre «ratificación de mandato».
«Los partidos políticos podrán promover la participación ciudadana en el proceso de revocación de mandato y se abstendrán de aplicar recursos del financiamiento público y privado para la realización de actividades tendientes a la obtención del voto con el propósito de influir en las preferencias de las ciudadanas y los ciudadanos», indican los lineamientos sobre dicho ejercicio.
Luego de que Morena se quejó ante la Sala Superior de estos lineamientos, los magistrados respaldaron al INE e insistieron al partido sobre su imparcialidad.
«Se advierte que existe una diferencia conceptual cuando se refiere a la propaganda para promover la participación ciudadana en el proceso de revocación de mandato, en contraste con aquella para influir en las preferencias de la ciudadanía.
«Dicha propaganda solo debe ser de carácter objetivo, imparcial y con fines informativos, con el fin de promover la participación ciudadana, sin realizar manifestaciones a favor o en contra de la revocación de mandato», establece la sentencia de los magistrados.
Aprueba la decisión del Instituto para que las fuerzas políticas usen sus tiempos en radio y televisión para promover la participación ciudadana, pero sin emitir expresiones a favor o en contra.
Asegura que la promoción del voto a partir de sus ideologías sólo resulta asequible cuando se va a elegir a un miembro de su partido a un cargo público, mientras que en un ejercicio de revocación no puede involucrar sus preferencias.
También deja claro a Morena que no podrá recibir recursos de procedencia ilícita para las labores de promoción.
El INE, precisa, deberá fiscalizar los recursos que los partidos destinaron a la promoción.