Saraí Cervantes
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Pilotos, sobrecargos, controladores y personal en tierra se realizaron exámenes psicofísicos integrales durante 2021 pero no las pruebas médicas y toxicológicas, según confirmaron informes de la dirección general de Protección y Medicina Preventiva en el Transporte de la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICT).
Lo anterior, a pesar de que la Agencia Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA, por sus siglas en inglés) solicitó supervisión y control de los procesos de medicina de aviación y capacitación de médicos como parte de las 28 observaciones que hizo al regulador aéreo mexicano cuando degradó al País a la Categoría 2 en seguridad aérea.
De acuerdo con la SICT, en 2021 realizó 45 mil 540 exámenes psicofísicos integrales en el sector aéreo, un 3.7 por debajo de los que efectuó en 2019, previo a la pandemia de Covid-19.
Sin embargo, no realizó ningún examen físico el año pasado, como tampoco lo hizo para personal de autotransporte. En 2019, se tiene el registró de que se efectuaron 32 mil 415 exámenes psicofísicos y mil 024 médicos.
Para Antonio Martínez, ex trabajador del Centro de Medicina de Aviación y médico en aviación retirado, es grave la falta de pruebas médicas que garantizan que un piloto está en condiciones de realizar un vuelo.
«Un piloto no puede ir con presión o glucosa alta o intoxicado, pues al combinarse con otros factores humanos, como problemas mecánicos con la aeronave o de índole personal puede traer consecuencias graves», expuso.
Maribel Ramírez Zúñiga, consultora en medicina del transporte, comentó que esos exámenes son indispensables para revalidar las licencias de las tripulaciones, y que desgraciadamente el Gobierno no le está dando la importancia que estos tienen para la seguridad aérea.

¡Participa con tu opinión!