Erika Hernández
Agencia Reforma

En cuatro años, los partidos políticos no han reportado al Instituto Nacional Electoral (INE) mil 75 millones de pesos que entraron a campañas o a su gasto ordinario, indicó ayer Lorenzo Córdova, consejero presidente del organismo.
En una conversación con académicos de El Colegio de México sobre “El crimen organizado en elecciones”, admitió que para el organismo es difícil detectar el dinero de cárteles que entra en el gasto de candidatos o partidos, aunque apuntó que eso no le corresponde al INE, sino a las autoridades de seguridad.
“En estos seis años no hemos logrado identificar ningún caso de financiamiento directo del crimen organizado en las campañas; hemos identificado muchos casos de financiamiento ilegal, y nuestro modelo de riesgo opera con dinero del erario público, y ahí nos hemos centrado. Esto tiene un problema de partida fundamental: el efectivo, el financiamiento a la política en efectivo”, indicó.
Córdova recordó que dos casos emblemáticos son el “Pemexgate”, donde el PRI ingresó 500 millones de pesos a su campaña y el INE no pudo conocer en qué se gastaron, y el otro fue el de Amigos de Fox, donde se hicieron depósitos bancarios rastreables.
“El total de gasto no reportado en las campañas ha sido de 800 millones de pesos, y en los informes anuales, en estos cuatro años, ha alcanzado 275 millones, es decir, en cuatro años el gasto que el INE no ha identificado y que los partidos no han logrado justificar cómo pagaron asciende a más de mil 75 millones de pesos”, indicó.
Eso, explicó, equivale a 42 por ciento de las irregularidades detectadas y a 15 por ciento del gasto anual.
Córdova reconoció que eso no es suficiente en materia de fiscalización; sin embargo, dijo, muchas autoridades no quieren dar información, por lo que se requiere que todas las dependencias relacionadas en la detección de dinero ilegal estén obligadas a proporcionarse información entre ellas.
“Lo que tiene que ocurrir es un intercambio de información, porque ahora está lejos de ser el óptimo, el INE sigue recibiendo, como pasó en el caso de Amigos de Fox, negativas recurrentes de autoridades ministeriales a entregarnos información de sujetos a investigación”, agregó. Lo que sí existe y ha mostrado eficiencia, señaló, es el sistema para detectar el dinero de las cuentas gubernamentales que se transfieren a empresas fantasma.
“Nosotros les pedimos a los bancos, tres meses antes de las elecciones, que identifiquen si hay alguna transferencia de las cuentas de dinero público a estas empresas, porque es casi seguro que
en un esquema como el de la ‘Estafa Maestra’, lo van a gastar en los meses siguientes, y el INE rastrea semanalmente el dinero de esas empresas, pero nuestro esquema está enfocado al desvío de recursos públicos, no tanto al del crimen organizado”, apuntó el consejero.