Staff
Agencia Reforma

ACAPULCO, Guerrero.-A un día del cambio de semáforo epidemiológico de naranja a rojo, vacacionistas disfrutan de las playas en este destino turístico.
Y aunque personal de Protección civil realiza recorridos en playas como Acapulco Diamante para recordar el uso de cubrebocas y la sana distancia, turistas y residentes disfrutan sin reparo.
El Gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo, aclaró que no van a cerrar el acceso a las playas ni a reducir la ocupación de los hoteles para mantener la economía activa en el estado.
La Secretaría de Turismo de Guerrero reportó ayer un aumento de la ocupación hotelera en las costas de la entidad, al alcanzar 39.4 por ciento en total.
El estado sumaba hasta el viernes 4 mil 952 defunciones en lo que va de la pandemia.