Salvador Rodríguez López

Las jornadas locales de vacunación que han tenido lugar en contra del coronavirus deben dejar una experiencia a los responsables de esta labor, para que no se cometan los errores tan visibles a la hora en que se lleve a cabo en el municipio capitalino, que por el número de habitantes exigirá un esfuerzo mayor.

La organización ha dejado mucho que desear y la participación de diversos grupos no abona a la agilidad del proceso, por lo que en cada sitio donde se ha cumplido con esta campaña genera insatisfacción por el tiempo que les tomó a los convocados para que se les aplicara el inmunológico.

El presidente del Colegio de Médicos Cirujanos de Aguascalientes, Roberto Velasco Hirschberg, consideró estas jornadas de vacunación como un “tianguis callejero”, debido al trato que reciben los adultos mayores de los llamados “servidores de la nación”. Lo que se ha visto hasta la fecha, apuntó, es un “show malhecho, barato y deplorable”, al exponer a los asistentes a largas filas y sin que se guarde la debida distancia, lo que es producto de la poca seriedad de quienes están al frente y cuyas jornadas “no tiene pies ni cabeza, esto es una pachanga típica de un tipo como el que tenemos en la presidencia de la República”.

Desde el punto logístico es innecesario lo que hace el Gobierno Federal, puesto que cuenta con toda la infraestructura en el sector salud, ya que en cada estado existe la capacidad suficiente para llevar a cabo la vacunación de manera ordenada.

El líder de los médicos cirujanos recordó que anteriormente se hacía este tipo de campañas con alta eficiencia y se hacía sin demora, como la vacuna de la gripa, entre otras, “pero eso lo tiraron al suelo de un golpe y hacen de esto una pachanga, lo cual es molesto”.

Como se ha informado ampliamente, hay largas filas de interesados, algunos con 12 horas de anticipación o más y aún así han quedado fuera, debido a que se ha permitido que personas que no son del lugar sean atendidas, cuando por sentido estricto de disciplina deberían de ser únicamente para los que habitan en el sitio donde se hace la convocatoria.

Es terrible que desde el nivel central se haga la distribución de las remesas de acuerdo a intereses políticos, lo que significa que el Ejecutivo Federal “utiliza algo de vida o muerte con fines electorales, hay que entenderlo así. La pobre gente anda corriendo a un lugar y otro a hacer fila sin sana distancia. Al presidente le vino como anillo al dedo eso, fue lo que el mismo dijo”.

Respecto a la atención que han recibido como responsables de atender la salud de la población, Roberto Velasco precisó que cerca de 750 médicos que pertenecen al Colegio que encabeza están sin protección alguna, al no recibir la vacuna, lo que genera incertidumbre ya que atienden a toda clase de personas y están expuestos a ser contagiados, algo que ya ocurrió con el conocido médico Luis Gerardo Hernández Ayala, que hace unos días murió de coronavirus pese a que en febrero le tocaba recibir el inmunizante. Es un caso en que nadie se hace responsable, por lo que en esas condiciones otros galenos podrían correr la misma suerte y sin que eso le importe al Gobierno Federal ni a quienes están encargados de la campaña.

SE VEÍA VENIR

La falta de consensos internos y una pobre participación medidora de la autoridad municipal provocó lo que era de esperarse: una lucha abierta entre los propietarios de negocios del Centro Comercial Agropecuario (CCA), en donde unos están a favor de que se controle el ingreso y otros lo rechazan, al considerar que es una arbitrariedad.

Desde hace tiempo hay problemas muy fuertes que se han tratado de aplacar mediante acuerdos de mayoría, pero la minoría está dispuesta a no permitir que se apliquen las medidas, lo que inevitablemente lleva a la confrontación.

La gota que derramó el vaso fue la colocación de las plumas para regular entradas y salidas de los vehículos y al mismo tiempo darle orden a la circulación interna, ya que es de sobra conocido que por años aquello es un enredo, pero en los extremos se estableció una cuota, que es justamente en lo que hay discrepancia, al considerar los inconformes no van a pagar por pasar a su lugar de trabajo.

Se fue más allá al solicitar la presencia de la policía preventiva para de alguna manera forzar a que los disidentes aceptaran lo que ya está en marcha, hecho que denota que la Presidencia Municipal no aprovechó la oportunidad de ser intermediaria, sino que se apegó a lo dictado por la directiva del CCA.

Los discordantes crearon el Frente Unido de Condóminos A. C. que les permite tener personalidad jurídica para defender sus derechos que, dicen, han sido conculcados. Encabezan al grupo Fernando Torres y José Ángel Muñoz, en su calidad de presidente y secretario, que como primer punto exigen el retiro de las plumas y la cancelación inmediata del cobro, para ello, aseguraron, cuentan con un amparo federal que obliga a la suspensión de toda medida que vaya en contra de sus intereses.

Dijeron que se oponen a las medidas adoptadas por la administradora del CCA, ya que en los días que lleva de haber impuesto el cobro ha habido una baja sensible de clientes, que se niegan a hacer fila para ingresar y para salir, lo que va en contra de los intereses económicos de todos.

José Ángel Muñoz estableció que del 15 de marzo a la fecha “han bajado un 30% las ventas, desde que empezaron a funcionar las plumas de acceso”, lo que perjudica a los negocios ya que ellos viven de las ventas y si hay restricciones para que entren, los clientes van a preferir ir a otros lugares a hacer sus compras.

También quedó en duda la validez de la licencia que otorgó el Ayuntamiento para que funcionara el estacionamiento, al considerar que en principio salió a un nombre y después de otro, lo que a su juicio es una inconsecuencia que amerita la cancelación.

En primera instancia esperan una respuesta del Gobierno Municipal y en caso de que no lo haga seguirá adelante con la demanda ante los juzgados federales, porque no están dispuestos a pagar “para entrar a nuestra casa”.

El único camino que queda es que desde el Ayuntamiento busquen un acercamiento entre las posiciones de ambos grupos, porque a la autoridad es a la que menos le conviene que crezca el conflicto en el principal centro de abasto no sólo de la ciudad, sino de la región y menos ahora, en pleno arranque del proceso electoral.

CUIDADO CON COBOS

Dos incendios en sólo 72 horas es demasiada coincidencia, por lo que amerita una investigación a fondo y sobre todo mayor vigilancia en Bosque de Cobos, que representa el mayor pulmón verde de Aguascalientes, para evitar que corra la misma suerte de otros espacios que acabaron convertidos en fraccionamientos.

Lo vivido es una actitud similar a la que se ha seguido en el Parque La Pona, en donde “inesperadamente” se registran incendios que poco a poco acaban con los centenarios mezquites y la maleza, por lo que llegado el momento no quede otra salida que autorizar la urbanización, que está solicitada desde hace varios años.

Como es del conocimiento de los lectores de El Heraldo, en Los Cobos se pretendió destruir toda la zona verde para construir 12 mil viviendas, pero grupos ambientalistas se opusieron férreamente a ese proyecto y prácticamente obligaron a los gobiernos Estatal y Municipal a declararlo como “zona protegida”, con lo que teóricamente está a salvo de ser convertido en una zona de cemento y asfalto y que de llegar a suceder aumentaría considerablemente la erosión del suelo, elevando el clima semidesértico. Ojalá que se investigue qué hay atrás de ambas conflagraciones y si hay uno o más culpables que se castigue, pero sobre todo que se eviten nuevos atentados.

GAZAPO

En la edición del miércoles pasado hubo un error de dedo (aunque hubo quien dijo que fue por otra cosa), en que se anotó que el presidente de la República tenía previsto una reforma fiscal para “2121”, cuando lo correcto es 2021, lo que fue detectado por un refinado lector. Gracias por ser un celoso guardián de lo acertado.