Salvador Rodríguez López

El pleito que trae la Fiscalía General del Estado (FGE) con la Secretaría de Seguridad Pública Municipal de Aguascalientes (SSPMA) le impide a su titular, Jesús Figueroa Ortega escuchar el reclamo social, de que haya esfuerzos para que se obtengan mejores resultados en la vigilancia, prevención, persecución y aprehensión de los delincuentes.

Ante la reiterada imputación de la FGE, de nueva cuenta tuvo que intervenir el gobernador del estado, al reunirse con la alcaldesa para conciliar acciones y determinar un trabajo conjunto entre todas las corporaciones policíacas.

El pasado 28 de septiembre se difundió a través de este Diario el exhorto del Consejo Coordinador Empresarial de Aguascalientes (CCEA), para que las actividades de seguridad pública se hagan de manera unificada entre las dependencias correspondientes y de todos los niveles de la administración pública.

El presidente del organismo, Pedro Gutiérrez Romo, estableció que sólo mediante una estrecha colaboración se podrá blindar la entidad ante el embate delictivo que amenazan la paz regional, por lo que “es indispensable no bajar la guardia”, apuntó, ya que existen indicios que preocupan, principalmente los secuestros y robos de todo tipo en los que han sido perjudicados miembros del sector productivo y ciudadanos en general.

Solicitó a las autoridades que no se oculte información sobre la incidencia delictiva, porque sólo con datos concretos se podrán tomar acciones para evitar que la delincuencia se apropie de espacios y la única forma de lograrlo es trabajar unidos y en lo cual la sociedad debe tener una intervención directa en la vigilancia vecinal y denuncias, por lo que cada uno de los habitantes debe colaborar con las autoridades para alcanzar el objetivo común de vivir en un lugar seguro, puntualizó el líder de los empresarios.

Sólo habían pasado tres días de las declaraciones del doctor Gutiérrez Romo, cuando el fiscal Jesús Figueroa señaló que ya no invita a la policía municipal capitalina a los operativos para el cateo, aseguramiento de armas, droga y aprehensión de delincuentes, porque tiene la presunción que “podría” estar filtrando información a los malosos.

El funcionario dijo que la desconfianza surgió debido a que tras ser convocada la municipal a los cateos y al arribar al lugar se encontraban con que los inmuebles estaban solos, y lo mismo sucedía en los operativos a los centros nocturnos que no encontraban algo irregular, hechos que se repitieron varias veces, por lo que se llegó a la conclusión de que era preferible que no participara.

“No queremos presumir o indicar que ellos filtraban la información. Lo que decidimos fue dejarlos de invitar para no estar llevando sospechas. Para nosotros es importante que los cuerpos de seguridad se acerquen pero también que sean discretos”, sostuvo.

Pese que no tiene evidencias que la policía municipal sea la responsable, Figueroa Ortega ya dejó en entredicho la imagen y honorabilidad de la corporación, porque si no está seguro de que es culpable de la delación entonces cabría la posibilidad que dentro de sus propias filas estén los “chivatos”.

Lo único que deja esta pugna, que ya tiene varios meses, en que la Fiscalía y la Secretaría de Seguridad Pública del Estado se alternen para lanzar los obuses hacia la SSPMA, es que no se consolide los programas de vigilancia y prevención, ya que cada quien aplica las estrategias que considera necesarias, pero atrás de todo estos numeritos se percibe que lo que buscan las dependencias estatales no es coordinación sino sumisión de la policías municipal.

Lo único que resta es saber cuánto tiempo van a durar los recientes acuerdos del más alto nivel.

CUIDAN LAS VENTAJAS

El sueño dorado de muchos ciudadanos es tener potestad y riqueza, pero por encima de todo supremacía, que le permita hacer lo que le pegue en gana sin temor a ser reconvenido, zaherido o que lo lleven ante un juez, por ello no extraña que en el Congreso del Estado sigan cavilando si eliminan el fuero.

La Real Academia Española (RAE) cita, entre otras acepciones, que el fuero es: “cada uno de los privilegios y exenciones que se conceden  a una comunidad, a una provincia, a una ciudad o una persona” y además que es “competencia jurisdiccional que corresponde a ciertas personas por razón de su cargo”, por ejemplo el fuero parlamentario.

En la actualidad gozan de esta prerrogativa titulares de los Tres Poderes y de distintos organismos, que ha devenido en excesos de algunos funcionarios, por lo que nuevamente se plantea eliminar el fuero en su totalidad, pero hay quienes señalan que debe permanecer sólo para los integrantes de los organismos autónomos. El profesor universitario Luis Eloy Morales Brand considera que debe ser así para quienes protegen derechos de las personas, entre ellos la Comisión Estatal de Derechos Humanos, los institutos nacional y local electoral y el Instituto de Transparencia, entre otros, en cambio los poderes Ejecutivo y Legislativo no lo requieren, “porque finalmente, para llevar a cabo su función específica están avalados por la Constitución”.

Lo ideal, agregó, es promover y aprobar una reforma constitucional a nivel federal y que sea únicamente para quien verdaderamente lo necesite, ya que hacerlo a nivel estatal  – como se plantea – podría generar que en algún momento alguien al que se pretenda despojarlo de esa dispensa para procesarlo puede recurrir al amparo y lograr frenar cualquier acción.

De manera particular cabe cuestionar ¿Por qué los diputados cuidan con tanto celo el fuero?, y la respuesta no puede ser otra que gracias a ello han logrado, en el curso de varias legislaturas,  hacer “travesuras” que cualquier otro ciudadano habría terminado en la cárcel. Hay varios casos que ilustran este tipo de actitudes, como el de aquellos legisladores que andaban de juerga y se les antojó irse a orinar a las puertas del palacio legislativo, o de otro que se negó a pagar a los proveedores de su campaña y aunque lo demandaron no pudieron recuperar su dinero, y de aquel que guiaba ebrio su automóvil y chocó pero no pudo ser detenido porque gozaba de fuero. Cómo olvidar a los que se apropiaban de terrenos de propiedad particular o pública para fraccionarlos y aún cuando una autoridad  pretendió acabar con este tipo de abusos no logró su cometido.

Hacer lo que le está vedado a cualquier mortal es una inmunidad que no pueden perder, por consiguiente seguirán “analizando” la iniciativa y a final del día dirán que “no hay elementos suficientes para dictaminar”, por lo tanto pasa al cajón de los pendientes, “congeladora” que por cierto acumula asuntos que datan desde 2008.

SE FUERON

En poco tiempo dos pilares de la radio dejaron de existir, uno de ellos, Leonardo Ruvalcaba (Nayo) el pasado uno de octubre y otro, Raúl Hurtado Vázquez, hace varias semanas. Ambos formaron parte de una generación de locutores que dejaron huella entre los aguascalentenses, al ser voces reconocidas en segunda parte del siglo pasado. Raúl, junto con sus hermanos Adalberto y Sergio, fueron parte del equipo de XEBI y XERO, cimiente de lo que hoy es Radio Grupo. En sus últimos años al frente del micrófono, Ruvalcaba transmitió los partidos de beisbol profesional para la empresa de la familia Morales, caracterizándose por lograr que a través de su voz, los radioescuchas visualizaran fielmente lo que sucedía en el campo de juego. También laboró en el ayuntamiento de Jesús María y ya retirado de toda actividad colaboró en el templo Emperatriz de América en las lecturas de las misas, recinto en el que fue la ceremonia exequial. Tanto Raúl Hurtado como Nayo Ruvalcaba cumplieron su ciclo, dejando un buen recuerdo de quienes tuvieron la fortuna de su cercanía.