César Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Embajador de Rusia en México, Víktor Koronelli, cayó en blandito en la Cámara de Diputados, donde legisladores lo recibieron con abrazos, risas y selfies, pese a la invasión rusa en Ucrania.
Legisladores del PT, Morena y PRI le dieron la bienvenida y le manifestaron el respaldo del Gobierno mexicano.
«Puedo decirle, señor Embajador, que usted podrá venir a esta casa, que he calificado como el templo de la libertad, a dialogar como representante de su heroico pueblo y su Gobierno», expresó el priista Augusto Gómez Villanueva.
El representante de Vladimir Putin en el País llegó tarde a la instalación del Grupo de Amistad México-Rusia, convocada por el petista Alberto Anaya en San Lázaro, pero su retraso no incomodó. Incluso la bancada de MC esperó su llegada para manifestarse afuera del salón, pero sin incomodarlo. Dentro del salón, el diplomático celebró la postura mexicana.
«Respetamos mucho la posición demostrada, ya varias veces, por el señor Presidente de México, por el Secretario de Relaciones Exteriores, que México nunca va a unirse con las sanciones antirrusas y que nunca, a pesar de las peticiones del Gobierno de Ucrania, nunca va a suministrar armamento a Ucrania», dijo.

¡Participa con tu opinión!