Nallely Hernández
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Fibra Uno (FUNO) ya negocia con cada uno de sus inquilinos el tipo de apoyo que puede ofrecerles ante la suspensión de actividades por el Covid-19, sin embargo el descuento en rentas no es una posibilidad.
Gonzalo Robina, director general adjunto de FUNO, comentó que entre las opciones planteadas se encuentra el diferimiento de rentas, pero no es posible ni viable pensar que una sola parte de los participantes absorba el impacto.
“Estamos haciendo un traje a la medida de cada uno, dependiendo del sector en el que se encuentran, del tiempo que llevan con nosotros”, explicó el directivo.
“Hay un dicho ‘pedir no empobrece, dar es lo que mata’, al final de cuentas se trata de apoyarlos, (pero) no tenemos nosotros, como propietarios de los inmuebles, que absorber el golpe, estamos dispuestos a apoyarlos”.
Aun así, FUNO ve inevitable la afectación a sus principales indicadores como los ingresos totales, el ingreso neto operativo por certificado y hasta en sus planes de inversión.
“Puedo decir que es un hecho que esto (ingresos) se va a ver afectado, sería irresponsable de mi parte decir que vamos a seguir creciendo al mismo ritmo”, puntualizó el directivo.
Por sector, FUNO señala que el comercial tendrá la mayor afectación por la contingencia, con todo y que una tercera parte de los inquilinos sigue operando por ser actividades esenciales; el rubro industrial es el menos afectado y en oficinas aun no percibe cambios.
En lo que corresponde a inversiones, el Fideicomiso tenía planeado destinar unos 15 mil millones de pesos, en línea con los montos asignados otros años, sin embargo, se anticipa una reducción.