Ayer, con la reapertura de 677 planteles de preescolar, primaria y secundaria, el Instituto de Educación de Aguascalientes emprende el proceso de diagnóstico de la comunidad estudiantil en aspectos psicoemocionales y en lo académico, a fin de aplicar las estrategias adecuadas e idóneas para favorecer una regularización integral.

En Aguascalientes regresan a clases presenciales de manera voluntaria, gradual, ordenada y responsable más de 240 mil estudiantes de preescolar, primaria y secundaria.

Ulises Reyes Esparza, titular del IEA, informó el lanzamiento de la Página Escuela Segura regresoseguro.iea.edu.mx, que emitirá recomendaciones e información sobre los protocolos sanitarios, la lista de las escuelas que acuden a las aulas, con la cantidad de estudiantes, con una georreferencia, y de esta manera los padres de familia se encuentren enterados.

Durante un recorrido por el regreso a clases presencial, que empezó en la Escuela Primaria “Enrique García Gallegos”, acompañado por el director de Regulación Sanitaria, Octavio Jiménez, el director del IEA recalcó que aquellas mesas directivas de padres de familia que solicitan el pago de cuotas escolares deben recordar que es algo voluntario, no obligatorio.

Además, la autoridad educativa ha entregado 50 millones de pesos por el PROAGE, equivalente a 200 pesos por estudiante. Y este programa se encuentra garantizado para el siguiente ciclo escolar.

Para mañana miércoles se sumarán otras 376 escuelas y otras 200 que no volverán todavía al no contar con la infraestructura adecuada para un retorno seguro, gradual, escalonado y ordenado, con el uso de los filtros sanitarios como la toma de temperatura, el uso del cubrebocas, el tapete sanitizador, grupos reducidos, cuidando la distancia, la ventilación en los salones.

Y de esta manera que los niños y los trabajadores de la educación estén bien y seguros dentro de las escuelas en el siguiente mes que resta del presente ciclo escolar 2020-2021, que es un tiempo suficiente para recuperar a los estudiantes perdidos, trabajar la parte socioemocional, diagnosticar violencia en casa y estar cercanos de los menores de edad.

“Las maestras y los maestros que realizan un excelente trabajo, de manera voluntaria decidieron participar en un modelo híbrido”, finalizó.