Mayolo López
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-De cara al proceso electoral federal de 2021, el Partido Acción Nacional (PAN) ofrece rescatar el sistema de salud y la seguridad social.

En su plataforma electoral 2021, que presumiblemente será aprobada el sábado próximo por el Consejo Nacional, los panistas plantean con ese “rescate” elevar a rango constitucional la gratuidad de todos los servicios de salud en el sector público y la garantía de suficiencia de medicamentos gratuitos para todos los derechohabientes.

“Garantizar la universalidad en la prestación de los servicios de salud, para que todos los mexicanos, por el simple hecho de serlo, gocen de acceso pleno a la salud, en todos sus niveles”, exponen.

“Garantizar mediante reformas legales, la disponibilidad y suficiencia de medicamentos para evitar corrupción e impedir desabastos”.

Los panistas pretenden preparar el camino para restituir el Seguro Popular, que consideran era funcional, y desaparecer al “ineficiente” Instituto de Salud para el Bienestar.

“Creado”, advierten, “para operar de manera centralizada, y con propósitos político-electorales”.

Ante contingencias sanitarias, establecer en la Ley General de Salud la obligación del Ejecutivo federal de constituir un fondo de seguro catastrófico.

“Para asegurar la suficiencia de pruebas y diagnósticos, de medicamentos y tratamientos y demás paliativos para todos los mexicanos ante toda clase de contingencias sanitarias”, explican.

En la plataforma electoral se sugiere establecer de manera concurrente en la legislación penal federal y local, la tipificación de los delitos cometidos por los servidores públicos encargados de los temas de salud, ante contingencias sanitarias que pongan en riesgo a la población.

El documento, del que REFORMA posee una copia, se presenta un diagnóstico que refiere que el sistema de salud se colapsó a los pocos meses de iniciado el nuevo Gobierno.

“Ante medidas muy desafortunadas que frenaron y concentraron después, los procesos administrativos de inversión en infraestructura, compra de equipos, de material médico y de medicinas”, aseguran los panistas.

“Hoy en día –se señala en el capítulo 1 Rescate del sistema de salud y de la seguridad social– las personas que enfrentan enfermedades graves, como el cáncer o el Covid-19 han sido, literalmente, dejadas a su suerte por el gobierno federal (IMSS, ISSSTE), mientras que el Seguro Popular, institución emblema de salud universal para las personas no derechohabientes, fundada en los gobiernos de Acción Nacional, fue destruida y sustituida por un organismo de esta administración – el Instituto de Salud para el Bienestar (INSABI)-, creado no porque fuera necesario, sino para destruir cualquier institución emanada de nuestros gobiernos, y para dotar al régimen lópezobradorista de una clientela político-electoral”.

La pandemia de Covid-19, aseguran, vino a exhibir la irresponsabilidad del Gobierno federal, que, en esta emergencia sanitaria, prácticamente abandonó a su suerte a las personas enfermas, al personal de salud y a sus familias.

“La negativa a instrumentar medidas preventivas ante el riesgo de contagio, sino hasta ya muy avanzada la contingencia, y la frivolidad y soberbia mostrada por los responsables de controlar la pandemia desde el gobierno, se vio agravada además por el desabasto de camas, ventiladores, tratamientos y material de protección para el personal médico, así como por la ausencia de pruebas para corroborar el número de personas contagiadas. Todo lo anterior, en medio de un clima de desinformación y opacidad deliberadas, fomentadas desde el seno del gobierno de la república, que ha escondido y manipulado vergonzosamente las cifras de personas enfermas y fallecidas por coronavirus”, aseguran.

“Este difícil panorama de salud pública ha ido aparejado de graves e inhumanas decisiones tomadas por el presidente de la república, como la cancelación de la compra de tratamientos para combatir el cáncer infantil, el VIH, y el desabasto general de medicinas. A tan errática política de salud se debe agregar la desaparición del Seguro Popular, y su sustitución por un organismo burocrático, centralizador de la prestación de servicios de salud”.