Benito Jiménez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Secretario de Marina, Rafael Ojeda, ofreció ayer una disculpa al Poder Judicial tras sus declaraciones de que “parece ser que tenemos al enemigo en casa”, en relación con jueces y magistrados.
“Quiero dejar en claro que mis declaraciones de hace algunos días en donde dije que parece ser que tenemos al enemigo en casa, quiero pedir (sic) una disculpa pública a quien se lo merezca porque hay buenos jueces, hay buenos ministerios públicos, hay buena justicia social”, sostuvo.
Ante el presidente de la Suprema Corte de Justicia, Arturo Zaldívar, el Almirante refirió que aún existen ciertos problemas para entender su trabajo en materia de seguridad.
“Por eso me atrevo a pedir, repito, una disculpa pública a quien se lo merezca porque creo que es necesario para que nos entendamos”, dijo en el “Primer taller interinstitucional de actualización sobre el sistema de justicia penal”.
El 21 de mayo durante una conferencia en Palacio Nacional y ante el Presidente Andrés Manuel López Obrador, el Almirante lanzó ese “misil” contra el Poder Judicial.
Al referirse al aseguramiento de 700 kilos de fentanilo en Guaymas, Sonora, Ojeda arremetió contra los jueces al asegurar que le daban pena cómo actuaban frente a los delincuentes.
“Parece ser que el enemigo lo tenemos en el Poder Judicial”, sentenció.
Ayer, durante su participación en el taller, el Secretario de la Marina pidió tender puentes de comunicación para trabajar en coordinación con irrestricto respeto a la Constitución.
“Creo que es necesario para que nos entendamos, porque creo que es necesario que a través de esta plática que vamos a tener logremos entendernos mutuamente y sobre todo logremos aterrizar lo que andamos buscando que es la justicia para todos nuestros conciudadanos”, destacó.
El taller sobre el sistema de justicia penal fue convocado por Zaldívar, luego de que el Almirante se refiriera a la honestidad en el Poder Judicial, por lo que el Ojeda insistió en que se trata de un primer esfuerzo conjunto de diálogo profundo que va más allá de la capacitación.
“Que nos den la oportunidad de darles a entender nuestro actuar en el terreno militar, el por qué es necesario mantener la disciplina, la lealtad y el deber, el por qué debemos ser como somos y ello lo queremos lograr a través del diálogo y la unión”, destacó.
“El diálogo y la unión significará siempre la ruta a seguir, máxime en un país como el nuestro que está viviendo una profunda transformación”.