Mayolo López
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Xóchitl Gálvez y Marko Cortés dieron la vuelta a la hoja del pleito que protagonizaron la noche del 2 de junio, después de que el dirigente panista se enterara de que la candidata presidencial había felicitado a Claudia Sheinbaum.
En la terraza del tercer piso de la sede partidista, el anfitrión fue cortés y ofreció una disculpa a su huésped, 18 días después del desencuentro que a la vista de los estrategas del cuarto de guerra, tuvo lugar en el piso 42 de un hotel de Polanco.
El domingo de la elección, cerca de la medianoche, Marko Cortés encaró airado a Xóchitl después de que Sheinbaum revelara que había recibido una llamada de la opositora para felicitarla por su triunfo.
Furioso, le reclamó por tomar esa decisión en medio de una «elección de Estado». La todavía candidata reviró y le dijo que a ella no la mandaba ningún hombre. Fue una escaramuza que se prolongó por casi cinco minutos.
Ayer, el dirigente se hizo acompañar de Cecilia Romero, ex lideresa nacional, y de Noemí Luna, la secretaria general. Un desayuno frugal acompañó el reencuentro: jugo, fruta y chilaquiles que le parecieron «salados» a la hidalguense.
Casi dos horas después, Xóchitl y Marko bajaron al vestíbulo para hablar ante la prensa.
–¿Se ha cerrado el capítulo de la noche del 2 de junio?, le preguntaron al dirigente y a la ex candidata.
–Por mi lado está cerrado, respondió al bote pronto Gálvez.
–Por el mío, completamente, intervino Cortés.
Xóchitl contaría más detalles: «Yo le dije lo que tenía que decirle. Y él me dijo lo que tenía que decir, y quedamos en siempre poder dialogar en un tono más suave.
–¿Vuelta a la página, incidió la prensa.
–Completamente vuelta a la página y completamente unidos, además. Como debe de ser, dijo el dirigente.
Xóchitl Gálvez explicó que con Marko Cortés habían hecho un balance de la campaña, durante la «cual pudimos haber hecho varias cosas mejor. Creo que fue un buen corte de caja ver lo que yo vi en el campo, lo que viví, con ciertos conflictos. Fue una plática sincera y franca con la que podemos, de aquí para adelante, construir mucho mejor, una Oposición que esté a la altura de lo que se va a requerir».
La hidalguense adelantó que la próxima semana, después de que presente como senadora una iniciativa, comenzará una «gira de agradecimiento» por la República.
Marko Cortés dijo ante la prensa que quería agradecer la presencia de Xóchitl en la sede panista, «su casa y en su partido. Que no se nos olvide que fue la sociedad la que nos pedía: ‘hey, partidos, no se equivoquen: la queremos a ella, porque tuvo el valor de ir a tocar la puerta de Palacio Nacional’. Para mí es un honor, Xóchitl, tenerte aquí, en tu partido».
«Le expresaba yo a Xóchitl –prosiguió– lo que ayer en la Comisión Permanente se reconoció: un amplio reconocimiento por su valor, por entrarle: esta no fue nunca una contienda equitativa. Y ella tuvo el valor de querer ser y de enfrentar el poder. Propusimos a la mejor candidata, a la mejor opción, y dimos la mejor batalla posible.»
«Aquí estamos –resumió–. Y yo les diría, juntos aquí estamos unidos y echaos para adelante.Y Xóchitl va a contar con todo nuestro respaldo y acompañamiento para esta labor social, apartidista que va a realizar. Y tengo la convicción, Xóchitl, de que esto va a ser bien recibido en muchas partes del país, porque la gente quiere saber que esta lucha por México continúa y, con su liderazgo al frente, va a continuar».