Claudia Guerrero
Agencia Reforma

Cd. de México, México.-El Presidente Andrés Manuel López Obrador ofrece esta tarde un informe, a dos años de ganar las elecciones federales que lo llevaron a Palacio Nacional.

Acotado por las medidas sanitarias que obliga la pandemia de Covid-19, el Mandatario no pudo convocar a una concentración masiva en el Zócalo, con bailes y conciertos, como lo hizo el año pasado.

En esta ocasión, el político tabasqueño ofrece un balance de lo avanzado en el periodo de transición y el año y medio de su Gobierno, sólo acompañado de su Gabinete y algunos familiares.

La previsión impidió realizar el encuentro en uno de los patios de Palacio, por lo que López Obrador solicitó permiso al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) para llevarlo a cabo en el Recinto Parlamentario de ese mismo edificio.

De acuerdo con la Conservaduría de la Secretaría de Hacienda, fue justo en ese lugar fue donde se discutió y juró la Constitución de 1857.

El primero de julio de 2018, López Obrador ganó la elección presidencial con más de 30 millones de votos.

El tabasqueño consiguió la victoria en su tercer intento por ocupar la silla presidencial.

Tras vencer a sus contrincantes, pronunció un primer discurso en que realizó varias promesas, como cambiar la estrategia de seguridad, convocar a la reconciliación, no construir una dictadura encubierta y garantizar la libertad empresarial, expresión, asociación y creencias.

También ofreció respetar la autonomía de Banxico, mantener la disciplina financiera y fiscal, reconocer compromisos con empresas y bancos, revisar contratos del sector energético y desterrar la corrupción.

Tras 24 meses, López Obrador llega a esta celebración en medio de una crisis sanitaria que ha dejado más de 27 mil muertos, una economía en declive, creciente desempleo y una violencia que ya escaló hasta las amenazas contra funcionarios y un atentado contra el responsable de la Seguridad Pública en la sede de los poderes federales.

El corte de caja de la actual Administración llega cuando el diálogo presidencial con la iniciativa privada está prácticamente roto, con cambios de reglas en el sector energético, revisiones de contratos y amagos públicos de denuncias penales contra ex funcionarios y empresarios.

El informe presidencial también es presentado en el marco de una polémica por la próxima visita del Mandatario a Washington, donde pretende reunirse con su homólogo y candidato republicano Donald Trump, a sólo cuatro meses de las elecciones norteamericanas.