Maggie Urzúa
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.-A través del diálogo con los actuales propietarios es como se recuperarán las tierras despojadas al pueblo wixárika en Jalisco, planteó el Presidente Andrés Manuel López Obrador ayer al firmar el decreto del Plan de Justicia y el reconocimiento a lugares sagrados.
Los wixárikas estiman que les pertenecen 10 mil 357 hectáreas de las que fueron desposeídos en las comunidades de San Sebastián Teponauastlán, en el Municipio de Mezquitic; y en Tuxpan de Bolaños.
En mayo pasado emprendieron una caravana desde San Cristóbal de la Barranca hasta Palacio Nacional, en la Ciudad de México, en la cual su principal petición fue respaldo en la recuperación de las tierras.
Ayer, en el acto celebrado en Mezquitic, el Presidente les propuso dialogar con los particulares que en la actualidad ostentan la propiedad de los predios. Dijo que, de ser necesario, les ofrezcan una indemnización que el Gobierno federal estaría dispuesto a pagar.
«Ustedes son los dueños originarios de las tierras, esa es la verdad. Decirles que, de todas formas, tenemos que hablar con los propietarios o poseedores actuales, a los particulares, y ofrecerles alternativas, esto es compensarlos. Se llama indemnización y todo ese recurso que se requiera está a disposición de ustedes», manifestó.
AMLO se puso como objetivo restituir las tierras antes de que termine su Gobierno, en 2024.
Exhortó a Enrique Alfaro, Gobernador de Jalisco y a Miguel Ángel Navarro, de Nayarit, a ser intermediarios y gestionar las mesas de diálogo entre wixárikas y propietarios de los terrenos despojados.
«No vamos a usar la fuerza, todo por la razón. Yo le quiero pedir a los dos Gobernadores que nos ayuden en este plan, para que se hable. (…) Que se pongan de acuerdo y que se vea cuánta es la tierra en conflicto, que se hagan avalúos y que podamos nosotros hacer un planteamiento a los propietarios», planteó.