Al entrar en la recta final del Guard1anes 2021, y tener los rumores de que podría haber cambios de cara al siguiente semestre en el plantel de Necaxa, muchos pensaron que los jugadores se esforzarían con la intención de quedarse en el equipo y se podría ver una diferente cara de Necaxa en los últimos tres partidos del torneo. Lamentablemente, esto no fue así, al menos en el juego de ayer por la noche ante Querétaro, que resultó ser uno de los peores partidos de la temporada, y una solución para todos aquellos que estaban batallando con conciliar el sueño.
Guillermo Vázquez mandó a la cancha de inicio a Maxi Salas, Juan Delgado, Martín Barragán y al uruguayo Rodrigo Aguirre, cuatro jugadores meramente ofensivos que ilusionaban con un equipo que llegara al marco rival. Las cosas quedaron ahí, en una mera ilusión que rápidamente se convirtió en una nueva decepción por el terrible partido de ambos equipos. Una de las más importantes del juego fue a los segundos del saque inicial, cuando Unai Bilbao retrasó la pelota hacia Edgar Hernández, que controló mal la pelota, casi causando un autogol. A partir de ahí, las emociones se desplomaron en caída libre.
Maxi Salas intentó un disparo sin ángulo desde la izquierda que, aunque fue potente, terminó siendo controlado fácilmente por Gil Alcalá. Más tarde, el mismo Salas avisaría con otro remate lejano sin gran peligro. Así transcurrió toda la primera parte, sin muchas emociones y más pelea en medio campo que buen futbol. Los Gallos se aparecieron en la meta local hasta el 44, con un buen movimiento de Jonathan Dos Santos, que quedó frente al arco,y mandó un remate potente a las nubes. Posteriormente, la jugada fue invalidada por fuera de juego.
Al comienzo del segundo tiempo, ocurrió lo más importante cuando Omar Mendoza, sin ver el balón, metió la mano en un centro que no llevaba nada, lo que causó que se señalara un penal a favor de los Rayos, que tenían la gran oportunidad de abrir la pizarra. El charrúa Rodrigo Aguirre tomó la esférica con la misión de estrenarse como delantero de Necaxa, pero, al momento de cobrar la pena máxima, machucó el balón, que terminó en un remate demasiado cruzado que se impactó en la base del poste ante el lamento del respetable.
Querétaro tuvo alguna leve reacción con centros y disparos que nunca inquietaron de más a Edgar Hernández, mientras que Necaxa se vino abajo anímicamente con la falla de Aguirre. Los cambios hicieron reaccionar al cuadro local, sobre todo con Kevin Mercado intentando por la banda izquierda. La siguiente de peligro llegó hasta el 82′, con un tiro cruzado desde la derecha del área por parte de Bryan Carvallo, que pasó cerca. Para finalizar el aburrido cotejo, Kevin Mercado tuvo un oso increíble dentro del área cuando Delgado mandó un buen centro a segundo palo desde la derecha, Mercado quedó solo en el área y midió la pelota para impactar de cabeza, tirándose una palomita que terminó en un remate penoso que se fue casi al tiro de esquina.
Los minutos se acabaron, dejando un lamentable empate sin goles que termina por confirmar que Necaxa tiene una de sus peores temporadas desde que se volvió a la Primera División. Aunque ya se sabía, el empate hace oficial que Necaxa ha quedado eliminado del repechaje, teniendo desde ahora que planear el siguiente torneo con mucho tiempo de anticipación; habrá que esperar a los inversores que, se supone, le darán un nuevo poder adquisitivo al cuadro de Aguascalientes. Por su parte, Querétaro llega a 18 puntos, todavía con buenas esperanzas de meterse, por lo menos, al repechaje.