Antonio Baranda
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El Ejecutivo federal publicó este lunes, justo al día siguiente de la elección intermedia, la polémica reforma al Poder Judicial, que amplía de 4 a 6 años el periodo del presidente de la Corte, Arturo Zaldívar.

“La persona que a su entrada en vigor ocupe la Presidencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y del Consejo de la Judicatura Federal durará en ese encargo hasta el 30 de noviembre de 2024”, indica el artículo transitorio número 13.

El mismo artículo señala que la finalidad es implementar la reforma constitucional al Poder Judicial de la Federación publicada en el 11 de marzo de 2021 en el Diario Oficial de la Federación, así como las leyes reglamentarias.

Con el decreto de reforma a la la Ley Orgánica del Poder Judicial, el periodo de los miembros del Consejo de la Judicatura Federal también pasa de 5 a 7 años.

Precisa que el consejero nombrado por el Pleno de la Corte el 1 de diciembre de 2016, concluirá su encargo el 30 de noviembre de 2023, mientras que el nombrado el 24 de febrero de 2019, concluirá sus funciones el 23 de febrero de 2026.

El consejero nombrado por el Ejecutivo federal el 18 de noviembre de 2019, concluirá el 17 de noviembre de 2026 y las consejeras designadas por el Senado el 20 de noviembre de 2019, concluirán su encargo el 19 de noviembre de 2026.

En tanto, el consejero designado por el Pleno de la Corte el 1 de diciembre de 2019, durará en funciones hasta el 30 de noviembre de 2026.

La reforma, que fue aprobada por la Cámara de Diputados el 22 de abril y mañana entrará en vigor, generó críticas de juristas, legisladores y distintos actores políticos que consideran inconstitucional la ampliación del periodo de Zaldívar.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador respaldó dicha ampliación con el argumento de que Zaldívar es el único Ministro capaz de llevar a buen puerto la reforma judicial. No obstante, la oposición anunció impugnaciones.
Lo que sigue
Con la publicación de la llamada Ley Zaldívar, empieza a correr el plazo de treinta días para que la Oposición en el Congreso presente una acción de inconstitucionalidad ante la propia Corte, que requerirá el voto de al menos ocho ministros para invalidar el transitorio.

Zaldívar se ha negado repetidamente a expresar alguna postura sobre la prolongación de su Presidencia hasta noviembre de 2024, pero ha mencionado que se declararía impedido de participar el debate, es decir, bastaría que tres de los restantes diez ministros avalen el transitorio, para que no se logre la mayoría calificada para invalidar y siga vigente.

El impedimento de Zaldívar no será en automático, sino que el resto de los Ministros tendrá que calificar si realmente existe causa legal para que no participe en la discusión del asunto. Esta votación requiere mayoría simple, es decir, seis de los diez ministros.

Una crítica a esta postura es que, si Zaldívar está impedido, lo mismo podría decirse de otros ministros interesados en llegar a la Presidencia cuyas aspiraciones son bloqueadas por el transitorio, como Alberto Pérez Dayán y Alfredo Gutiérrez.
Si el transitorio no es anulado y Zaldívar lo acepta, seguirá como Presidente hasta terminar su nombramiento de quince años como Ministro, en noviembre de 2024.

En caso de que el transitorio sea anulado, o si Zaldívar rechaza prolongar su Presidencia, un nuevo Presidente será electo en enero de 2023.

La Corte no tendrá plazo para resolver la acción contra el transitorio, pero es posible que lo haría antes de su segundo receso de 2021, que empieza el 15 de diciembre, de tal manera que para 2022 ya esté claro si ese año será o no el último de la Presidencia de Zaldívar.

Varios ministros de la Corte en funciones han expresado en privado su convicción sobre la inconstitucionalidad del transitorio, incluido de última hora en el Senado en abril pasado, como parte del paquete de reformas a leyes secundarias, para concretar los cambios Constitucionales al Poder Judicial Federal impulsados por el propio Zaldívar.

El artículo 97 de la Constitución prevé la elección de Presidente de la Corte “cada cuatro años”, sin posibilidad de reelección.

El transitorio extiende, además, los cargos de los actuales consejeros de la Judicatura Federal, uno de ellos hasta 2023 y los otros cinco hasta 2026, lo que también se opone a la previsión Constitucional de cinco años en el puesto para estos funcionarios.