Noé Magallón
Agencia Reforma

MONTERREY, NL.-Alexandra Paola, la niña de 8 años que desapareció el jueves en Colinas del Roble, y quien fue encontrada sana y salva en el domicilio de unos vecinos, fue ocultada en una maleta.
Pese a ello, Carolina, la mujer que vive en el lugar, y sus hijos, negaron varias veces que la menor estuviera ahí, aseguró Paula Cisneros, mamá de “Chuli”, como le dicen a la menor.
“Estaba dentro de una maleta, al parecer le decían ‘aquí escóndete’, y ya la tapaban para cuando entraba la gente a revisar.
La vecina, añadió Paula, incluso se molestaba cada vez que le iban a preguntar por la niña.
El viernes, el Fiscal Gerardo Octavio Solís adelantó que la Paola había sido retenida por otro menor en una finca situada en Cerro Aripo 380, cerca de su domicilio, pero ayer la Fiscalía indicó que estaba en compañía de tres niñas y un niño, quienes regresaron con sus familiares después de concluir con “las actuaciones correspondientes”.
Paula contó que se separó de su pareja hace 5 años y tiene que trabajar para mantener a sus hijos. Como no tiene a nadie que le ayude a cuidarlos, dejaba solos a “Chuli” y a sus hermanos de 12 y 10 años.
La Fiscalía informó que, tras la localización, la niña fue entregada a una tía y su mamá podrá tener contacto con ella.
“O sea, se me hace injusto que me hagan esto a pesar de lo que pasó la niña y lo que pasé yo, y a ella (Carolina) sí le regresan a sus hijas y no hay ninguna consecuencia de lo que hicieron, que porque la señora no sabía nada, que el niño de 15 años tampoco sabía nada ni las otras dos niñas”, expuso Paula.
La mamá de la niña sospechó desde el principio de la vivienda, sobre todo después del hallazgo de una prenda de “Chuli”.
“Las vecinas (que me llevaron la blusa) dijeron que la señora (Carolina) se la había dado a un muchacho de enfrente para que nos la diera a nosotros, que porque las niñas la habían encontrado en el arroyo”.
Al pedirle a la vecina que preguntara a sus hijas dónde habían hallado la prenda, ésta se exaltó y comenzaron a discutir, por lo que intervino un policía.
Paula recordó que en un inicio buscó ayuda en el módulo de la Policía de Tlajomulco que está a unas cuadras de su casa, pero sólo encontró indolencia.
“‘Va a estar por ahí, búsquela, ahorita estamos comiendo, pero va a estar por ahí; tienen que pasar 72 horas'”, le dijo uno de los oficiales.
El viernes, después de que se levantó la Alerta Amber, acudieron otros agentes a la colonia y ellos hicieron caso de las sospechas de la madre, acudieron a la finca vecina y encontraron a la menor.
“Chuli”, contó, estaba en una maleta roja grande, al lado de la entrada principal.
Llevaba un vestido rojo con blanco que no era de ella. Paula le preguntó por qué estaba en esa casa y ella le respondió que quería hacer una pijamada.
Para que la niña regrese a su hogar, la mamá tiene que adecuar un espacio para ella y encontrar quién la cuide mientras trabaja.