Bertha Ma. Topete Ceballos

 Se llega el mes de octubre y comienzan a prepararse los festejos para el día 22, un año más de aniversario de nuestra querida ciudad, no así del estado, ya que éste no existía, pues esta tierra fue anexada al Reino de Nueva Galicia, lo que hoy son, junto con Aguascalientes, los estados de Zacatecas, Jalisco, Colima y Nayarit aproximadamente, ya que las delimitaciones actuales no corresponden exactamente a las antiguas.

En este aniversario quiero resaltar a dos personajes fundamentales para la historia del terruño. Uno de ellos es Pedro Alméndez Chirinos y el otro, desde luego, Juan de Montoro y su familia. Uno bautizó la ciudad y el otro colonizó y fundó Aguascalientes.

Pedro Almíndez Chirinos, también conocido como Pedro Alméndez Chirinos o Pedro Alméndez Chirino nació en Úbeda, España y fue un conquistador e integrante de varios consejos que gobernaron a la Nueva España junto con Gonzalo de Salazar, mientras Hernán Cortés viajaba a las Hibueras, la actual Honduras.

Sus padres fueron Lope Chirino y Leonor Messía, natural de Jaén; fue tercer nieto de Pedro Armíndez Chirino, un judío converso en el siglo XIV y bisnieto de Alonso Chirino el médico de los reyes Enrique III y Juan II.

Su trayectoria fue la siguiente:

Alméndez Chirinos llegó a México cuando se dieron las primeras incursiones de colonización por parte de la gente de Cortés hasta llegar a la región del Lerma-Santiago en 1528, en los que actualmente es el estado de Michoacán.

En 1529, gente capitaneada por Nuño Beltrán de Guzmán traspasó la región del río Lerma y recorrió las regiones del norte del río Santiago, como el sur de Zacatecas, Jalisco y Culiacán, fundando varias ciudades entre las que se encuentra la de Compostela que sirvió como base para seguir realizando sus exploraciones en estas tierras y que después se llamaría el Reino de Nueva Galicia.

Durante esta campaña de colonización llegó el Capitán Pedro Alméndez Chirinos como veedor de Nuño de Guzmán (1531) más que de conquista, para confirmar informaciones que se tenían en la Corona de unas supuestas amazonas (mujeres que andaban a caballo y semi desnudas) que merodeaban por estos lares, y se hizo acompañar del cacique de Acatic (Jalisco) llamado Xiconaque. Su misión era buscar riquezas minerales y conquistar a los indígenas. Pasó por lo que hoy es Lagos de Moreno en marzo de 1530 con una fuerza de 50 soldados españoles y 500 aliados tlaxcaltecas y tarascos.

Esta región estaba poblada por indios que los españoles llamaban genéricamente Chichimecas, que quiere decir “perro sucio e incivil”. Pero en realidad eran varios grupos: unos llamados tzacatecos, que estaban al norte de la región y que como su nombre lo dice pululaban por lo que hoy es el estado de Zacatecas; otros, los cashcanes o caxcanes, más al sur, en los estados de Aguascalientes y parte de Jalisco; los tecuexes que se distinguían en lo que hoy es Guanajuato y por último los cuachichiles o guachichiles (que se cree que eran los más feroces), se movían por lo que hoy es el estado de San Luis Potosí.

Al pasar por lo que hoy es nuestra ciudad, Alméndez Chirinos cruzó lo que actualmente es la avenida Adolfo López Mateos por donde corría un río que luego se llamó de los Adoberos y se dio cuenta que las aguas que por ahí corrían estaban calientes, lo cual hizo notar en su informe de méritos y servicios con el nombre de “sitio de las Aguas-calientes”, bautizando así la tierra antes de que naciera nuestra villa.

En su biografía se dice que fue acusado de una gran masacre en el actual estado de Sinaloa, así como de quemar casas y sementeras por donde pasaba

Murió en 1549 en Valladolid.

El otro personaje fue Juan de Montoro. Fue hijo de Juan de Montoro López y de María Rodríguez, oriundos de Jerez de la Frontera, España. Poco se sabe de su vida ya que él no tuvo cargos militares ni políticos hasta que comandó a varias familias de Lagos de Moreno para que poblaran y fundaran Aguascalientes en 1575. Las negociaciones para el asentamiento probablemente se dieron anterior a esta fecha, ya que por una carta datada el 14 de abril de 1571, donde Juan B. Orozco comunica al rey sobre un viaje que había hecho a las minas de Zacatecas, siendo todavía oidor de la Audiencia de la Nueva España (pues no tomó posesión de su cargo en la Nueva Galicia sino hasta el 15 de diciembre de 1573) para atender los informes que tenía en los daños, muertes y robos que hacían los indios chichimecas. Entonces el Rey Felipe II despachó y contestó Cédula en Madrid, refrendada por Antonio de Erazo, diciéndole que: -“…porque desea que se eviten (tales daños) y se pueda andar en el camino con seguridad, le encarga procure tratar con algún hombre rico QUE PUEBLE ALGÚN PUEBLO EN LA FRONTERA DE LOS CHICHIMECAS Y HAGA CON EL MEJOR LO QUE ESTO CONVIENE, y el asiento que hiciere lo envía al Real Consejo de Indias para que él se vea…”– tales recomendaciones dan a entender que son los antecedentes para la fundación de Aguascalientes, dada la circunstancia de ser inmediatamente anterior en fecha a la fundación legal de nuestra Villa de la Asunción y de constituir el sitio y jurisdicción de Aguascalientes, el camino preciso y natural tanto entre México, como entre Guadalajara y Zacatecas.

Y este hombre fue Juan de Montoro según lo relata la misma cédula de fundación que comienza con las formalidades de los títulos del soberano español Felipe II y, a continuación dice que… “…por cuanto por Juan de Montoro posee y en nombre de Gerónimo de la Cueva, y Alonso de Alarcón y OTRAS MUCHAS PERSONAS nos fue hecha relación diciendo que ellos querían poblar una Villa en el sitio y paso que dicen de Aguascalientes, junto a unas casas de dicen tener en el dicho sitio Alonso Ávalos de Saavedra, treinta leguas de la de Guadalajara y diez y seis de las minas de Zacatecas…”.

El acta de fundación dice expresamente que “en cumplimiento de lo cual parece se hizo el dicho asiento y traza de la dicha Villa entre DOCE vecinos que se hallaron presentes a ello a los cuales se les repartieron ciertos solares de casa y suertes de huertas, estancias y caballerías de tierra y nombraron Alcaldes e Regidores e un Síndico procurador de la dicha Villa…”.

Entre las OTRAS MUCHAS PERSONAS, se pueden nombrar a Cristóbal de Montoro, hermano del fundador y su esposa Micaela de Ayala, hermana de Catalina de Ayala la esposa del mismo Juan de Montoro.

¡Felicidades Aguascalientes… por tus 447 años de vida!