Este año ha sido uno de los más difíciles para la industria de la construcción, pues aunque se tenían importantes proyectos tanto en obra pública como privada, varios se pospusieron o cancelaron, si bien algunos programas estatales y municipales mantuvieron con algo de trabajo a empresas del ramo, la privada fue casi nula y no se tiene fecha para la reactivación de algunos planes, expuso el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Construcción en la entidad, Ángel Palacios Salas.
Ya del 2019 se arrastraban algunas pérdidas, tanto por la falta de proyectos federales con la reducción presupuestal y la poca asignación de obras, pero este año, con el COVID-19 se recrudeció más la situación para este sector, que da vida a otras por lo menos 49 actividades industriales, comerciales y de servicios.
Refirió que de momento, se han logrado sostener aquellas que tienen pequeñas obras municipales, una que otra que ha impulsado el gobierno estatal, porque por parte de la federación han sido prácticamente nulas; de manera que el principal trabajo que se tiene para cerrar el año, es en el proceso de construcción del libramiento carretero poniente, lo cual es un respiro pero no para todos.
Cabe mencionar que de acuerdo a cifras nacionales, el sector de la construcción podría cerrar este ciclo con un desplome del 15% aproximadamente, lo cual es elevado comparado con las últimas dos décadas, no obstante, no se ha logrado conocer si algunas empresas del sector han cerrado o están en vísperas de hacerlo.
Al menos en Aguascalientes, el grueso de las empresas constructoras son pequeñas y medianas, hay casos que son unipersonales, por lo que si no tienen apoyo financiero oportuno para sostener a sus trabajadores, será difícil que permanezcan, lo que no se quiere, dijo, es recurrir a los despidos, que ya de por sí ha sido lastimoso lo que ha ocurrido en medio de la pandemia.