Persiste el cansancio físico y emocional en los trabajadores del Hospital Miguel Hidalgo ante la pandemia, quienes no ven para cuándo les pudiera llegar el apoyo económico del Bono COVID solicitado, lo cual les desmotiva, reconoció el secretario general del Sindicato Único de Trabajadores del Hospital Miguel Hidalgo, Francisco Javier Araiza Méndez.

Afirmó que si bien un apoyo económico no elimina el problema, “creemos y estamos convencidos que sí sería un aliciente para salir adelante”. Sin embargo, dijo que el cansancio sigue, al llevar más de un año con la pandemia y en la parte física y emocional le sigue pegando muy duro, a grado tal que hay depresión en los trabajadores porque los familiares de éstos se siguen enfermando y continúan los decesos de familiares por COVID.

Indicó que como sindicato han hecho las gestiones con las autoridades y con el Congreso, pero desafortunadamente no ha llegado absolutamente nada, lo cual los mantiene intranquilos, “porque si bien hemos sido contención para los trabajadores, también es algo que ya les estamos fallando en esa parte”.

Señaló que a la fecha el nivel de ocupación en el área de terapia intensiva de enfermos por coronavirus, en Urgencias y en el piso COVID se encuentra aproximadamente en un 50% y llegaron a estar hasta en un 115% en meses anteriores, lo que provocó un aumento de camas que estaban saturadas. “Ahorita afortunadamente no es el caso, pero esto varía, no ha habido un declive total, pues baja, de pronto hay repuntes, luego baja, y así estamos”.

Asimismo, dijo que en la actualidad tienen a 2 compañeras muy enfermas de COVID en terapia intensiva, una enfermera y a una persona de intendencia, por lo que esperan que pronto se recuperen, ya que sí han disminuido los contagios en el personal, a partir de la vacuna, luego de que entre el 95 al 98% del personal ya está inoculado, tanto de primera como de segunda línea.

A pesar de lo anterior, Araiza Méndez exhortó a la población a no confiarse y no bajar la guardia, sobre todo ahora que viene la Semana Santa, los días de descanso y las vacaciones en abril. “Es importantísimo que no se relajen porque de veras todavía no se ha acabado y al contrario, se habla de que se vienen cosas un poquito todavía más complicadas”.