Marco Arellano
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.- Lawrence Stroll, dueño de Racing Point, expresó su enfado, más hacia los equipos que se quejaron con la FIA, ante la sanción impuesta por copiar los conductos de freno del Mercedes W10 del 2019.
La Federación Internacional de Automovilismo determinó una sanción de 15 puntos en la tabla de Constructores (7.5 unidades por auto) y 400 mil euros de multa al considerar que el diseño de esas piezas infringía el reglamento de la Fórmula Uno, ya que no aceptaba los argumentos de Racing Point de que había diseñado los conductos desde cero.
“Estoy muy enojado por cualquier sugerencia de que hemos sido engañosos o engañados, especialmente los comentarios de nuestros competidores”, mencionó Stroll en un comunicado publicado en la página del equipo.
“Nunca he hecho trampa en nada en mi vida. Estas acusaciones son completamente inaceptables y falsas. Mi integridad, y la de mi equipo está fuera de toda duda”.
El empresario canadiense señaló a Renault, McLaren, Ferrari y Williams ante lo que considera poco deportivismo.
“Estoy consternado por la forma en que han aprovechado esta oportunidad para apelar y, al hacerlo, intentaron restar valor a nuestras actuaciones. Están arrastrando nuestro nombre por el barro y no me quedaré al margen ni lo aceptaré”, aseguró el jefe del piloto mexicano Sergio Pérez.
Las declaraciones de Stroll se dieron antes del Gran Premio del 70 de aniversario de la F1, en donde Lance Stroll y Niko Hulkenberg finalizaron en la sexta y séptima posición, respectivamente.