La actitud que ha mostrado el dirigente nacional del Partido Acción Nacional es derrotista, y así lo ha sido en el tiempo en que ha estado al frente del instituto partidista, aseveró el gobernador Martín Orozco Sandoval, luego de referir una serie de elecciones en que el blanquiazul ha perdido posiciones en el país y aún así, dijo, buscó la reelección.

En entrevista colectiva ayer, puntualizó: “somos muchos panistas que no vemos resultados y no vemos una visión clara de partido”, esto tras aseverar que por esa y otras causas, en lo particular, él nunca ha confiado en Marko Cortés.

Lo anterior al ser cuestionado en torno a un audio “filtrado” presuntamente surgido en alguna reunión en la que estuvo el dirigente nacional panista, en el que se hablaba del proceso electoral en ciernes, donde se le escucha al líder albiceleste mencionar que de las seis elecciones a gobernador que estarán en juego este año, sólo en Aguascalientes se tendría el triunfo.

Ante esto, Orozco Sandoval comentó que esa es una actitud derrotista de alguien que presume ser líder, por lo que cuestionó entonces, “¿cuál es la esperanza que brinda a la militancia”, y le orilló a aseverar que nunca ha coincidido con el dirigente del partido en que milita; “nunca he estado convencido de ese presidente y después de este día que me lo dice cara a cara, imagínense lo que pienso de él”.

Con este tipo de declaraciones, resaltó que está en tela de juicio la carta de presentación que muestra en busca de la reelección para estar al frente del Comité Ejecutivo Nacional, pues si para 2022 anticipa derrota, qué se podría esperar para 2024, “me lo dijo y lo sostengo ante cualquier órgano del partido que también está difícil”.

El mandatario aguascalentense recalcó que fue en su oficina, en alguna de las visitas que Cortés hizo por Aguascalientes, en la que le aseguró “no, es que aquí me la voy a pasar, en Aguascalientes porque es la única que voy a ganar, eso ya me lo había dicho”, insistió Orozco.

Luego hizo referencia a la lista de derrotas que ha encabezado precisamente el recientemente reelecto Marko Cortés, como ocurrió en 2019 cuando el PAN perdió Puebla y Baja California; en 2020 casi desaparece el partido en las intermedias de Coahuila e Hidalgo, y en este año la derrota en Baja California Sur y Nayarit.