De acuerdo a las estimaciones de organizaciones especializadas en materia económica, locales y nacionales, la caída del Producto Interno Bruto al final del año podría alcanzar entre el 8 y hasta el 17%, y uno de los sectores que podría verse afectado en esa medida es el comercio, servicios y turismo, considerando todos los rubros que forman parte de estas actividades.
Así lo manifestó el presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Humberto Martínez Guerra, quien aseveró que en el sector apenas se comienzan sentir las pérdidas, y si bien muchos han abierto sus cortinas, otros tantos están en espera de que mejoren las condiciones o bien, no están en posibilidades de reiniciar con su negocio.
Destacó que el cálculo hasta ahora es que las pérdidas en el sector comercio oscilan en el 30%, “todos llevamos números lamentables, pero lo que es un hecho es que el comercio en general está muy afectado y las consecuencias económicas de la pandemia, apenas se asoman”.
A estas alturas, todavía hay negocios que siguen operando por la inercia que ya traían y tal vez aún no resientan el daño que en algún momento tendrán, aunque para ello es que se han creado estrategias conjuntas con instituciones educativas y gubernamentales a fin de que para el final del año, los perjuicios sean los menos, pero todavía falta ver lo que se asome.
Esto porque la caída del PIB vendrá a generar otras afectaciones y en donde se resentirá de manera notoria es en los sectores comercio, servicios y turismo que en el país representa el 50% del Producto Interno Bruto y los giros que son parte de éstos, son un engranaje importante de la economía nacional.
Ante esta situación, consideró Martínez Guerra, lo que se tendrá que hacer en términos generales, es encontrar la manera de apoyarse entre ellos, “el comercio debe reaccionar poniéndose las pilas en el sentido de que busquemos la manera creativa de salir adelante”.