Como en el cruce de la avenida Mahatma Gandhi y la calle Valente Quintana, comienzan a verse por distintos puntos de la ciudad muestras del modelo de paradero de autobuses. A diferencia de los anteriores, estos tienen un aspecto más rústico y carecen de los paneles de acrílico que fueron blanco del vandalismo. Esperamos que esta infraestructura urbana pueda resistir el embate de quienes no cuidan el mobiliario que sirve a todos los aguascalentenses.