La siembra de espárrago, aguacate, nogal, olivo y arándano, entre otros, en las tierras aguascalentenses ha redituado a más de 650 productores que con arrojo y mucha esperanza se atrevieron a reconvertir su actividad labriega y tener esperanza en que lo nuevo, sería mejor.

Y es que en los cuatro años de la actual administración, se han introducido en más de mil 660 hectáreas doce cultivos diferentes a los tradicionales, a través del Programa de Reconversión Productiva, informó el gobernador Martín Orozco.

Se trata de productos como el espárrago, aguacate, nogal, olivo, arándano, higo, fresa, granado, limón, uva para mesa y  para vino, así como durazno y maguey, con rendimientos favorables.

El programa permite a los productores incursionar en cualquiera de estos cultivos dependiendo de las condiciones agroclimáticas que requieren para su producción, y bajo un esquema de uso eficiente del agua, mayor rentabilidad y con el antecedente de que existe una demanda comercial.

La inversión total en el actual gobierno ha sido hasta el momento de 51 millones 924 mil pesos, de los cuales la aportación estatal es de 16 millones 526 mil pesos; mientras que 25 millones de pesos se han aplicado en coejercicio con la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural y 10 millones 398 mil pesos corresponde a la aportación de los beneficiarios.

El avance que registra a la fecha el Programa de Reconversión Productiva representa el 83 por ciento de la meta sexenal en el Plan Estatal de Desarrollo, establecida para la reconversión de 2 mil hectáreas en la entidad.