Por: José Carlos Romo Romo
Estimado lector, el pasado miércoles fue aprobada, por el Congreso del Estado, la reforma constitucional local en materia político electoral, derivada de la necesidad de armonizar la legislación estatal con la federal en esta materia. Recordemos que apenas en el pasado mes de enero se aprobó esta reforma constitucional a nivel nacional por parte del Congreso de la Unión y, posteriormente, en el mes de abril, este mismo Poder Legislativo federal hizo las adecuaciones necesarias a la legislación secundaria respectiva.
Cabe aclarar que, a la reforma constitucional aprobada esta semana, aún le faltaría cumplir el requisito que marca el artículo 94 de nuestra Constitución local y que consiste en la aprobación de la misma por la mayoría de los once Ayuntamientos del Estado, para entonces sí remitir este decreto al Gobernador del Estado para que proceda, en su caso, a su debida sanción, promulgación y publicación. Destaco que esta reforma se concreta a partir de la integración de cuatro diferentes iniciativas, presentadas por el propio Gobernador y los Partidos Verde Ecologista de México (PVEM), Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD), lo cual denota que nuestros Diputados hicieron una gran labor de análisis, síntesis y, sobre todo, consenso.
Es así que nuestra Legislatura estatal cumple con la requerida armonización legislativa en materia político electoral, buscando que nuestra entidad sea congruente con el espíritu democrático de la reforma a nivel federal. Lo anterior, a pesar de que en nuestro Estado no habrá comicios locales el próximo año y, en consecuencia, se tiene un plazo mayor para llevar a cabo estas adecuaciones.
Pero, la pregunta es ¿qué hay de novedoso e interesante en esta reforma a nivel local?, y la respuesta es «mucho», por lo que a continuación pretenderé enlistar los principales elementos (modificaciones a la Constitución estatal) que integran la multicitada reforma:
1) El proceso de empate progresivo de las elecciones locales con las federales, comenzando a partir del año 2018 para concluirlo de manera definitiva en 2027. Para tales fines, se harán los siguientes ajustes a los calendarios electoral y gubernamental de nuestra entidad en los años venideros:
1.1) En el caso de los Ayuntamientos electos en 2016, éstos estarán en funciones del 1º de enero de 2017 hasta el 14 de octubre de 2019 (2 años con 9 meses y 14 días), y en el caso de los electos en 2019, su gestión durará del 15 de octubre de ese año hasta el 14 de octubre de 2021 (2 años).
1.2) En el caso del Congreso del Estado, los Diputados electos en 2016 durarán en su encargo sólo un año con 10 meses, es decir, que el periodo constitucional de la LXIII Legislatura abarcará del 15 de noviembre de 2016 al 14 de septiembre de 2018.
1.3) En el caso del Poder Ejecutivo estatal, el Gobernador electo en 2016 estará en funciones del 1º de diciembre de ese año hasta el 30 de septiembre de 2022 (5 años con 10 meses) y el electo en 2022 sólo tendrá un periodo de ejercicio del cargo de 5 años, toda vez tomará posesión el 1º de octubre de 2022 y concluirá su encargo el 30 de septiembre de 2027.
Con ello, las elecciones para la renovación de Ayuntamientos y Diputados locales coincidirán, cada tres años y a partir del 2021, con los comicios federales. Y a partir del 2027, la elección del Gobernador del Estado será simultánea a la de Diputados federales.
Considero que estas decisiones legislativas son acertadas, toda vez que, con el empate de los calendarios electorales local y federal, se procurará tener un ahorro sustancial en los recursos que destinan las autoridades electorales para la organización de los comicios. Adicionalmente, vaticino que, con esta coincidencia de calendarios, los procesos electorales serán de mucho mayor interés para la ciudadanía y, en consecuencia, se incrementará la participación ciudadana en las jornadas comiciales.
2) Se permite, a partir las elecciones de 2018 y 2019, respectivamente, la reelección inmediata y sólo por un periodo constitucional más, de los Diputados locales y los integrantes de los Ayuntamientos del Estado. Resulta necesario puntualizar que la Constitución General de la República, en su artículo 116, abre la posibilidad de que los Legisladores locales pudieran reelegirse hasta por 4 periodos consecutivos, por lo que acotar esta concesión, en el caso de Aguascalientes, a sólo 2 me parece sumamente conveniente, en aras de permitir una auténtica y saludable renovación del Poder Legislativo estatal.
Por el momento, dejo inconcluso el presente análisis y lo continuaré en la siguiente entrega. Como es costumbre, agradezco el favor de su lectura y atención. Lo espero, una vez más, el próximo sábado.

Correo electrónico: carlosromo38@hotmail.com
Twitter: @josecarlos_romo