La Asociación de Catedráticos e Investigadores de la Universidad Autónoma de Aguascalientes reconoció que hay inconformidad de parte de sus representados ante los nuevos lineamientos de ajustes en la carga de trabajo que fue adaptada de manera emergente ante la eventualidad de la pandemia por el COVID-19.
Su presidente Jorge Rangel, detalló que a pesar de que la gran mayoría se ha expresado a favor de los nuevos lineamientos académicos, estarán atentos de que los acuerdos lleguen en buenos términos para ambas partes respetando los términos del contrato colectivo y de la misma normatividad interna de la Institución.
El líder de la ACIUAA, detalló que a partir de los siguientes periodos inter semestrales que están a punto de comenzar bajo la nuevo normalidad, y con la intención de garantizar la excelencia educativa, los catedráticos de asignación tendrán que cumplir con ciertos criterios que sirvan como evidencia del programa de trabajo a desarrollar, entre los cuales destacan el reporte de la revisión de exámenes, reuniones académicas, además de planes de estudios y de actualización.
Lo anterior, ha despertado inquietud en algunos casos, en maestros quienes han solicitado la intervención de la ACIUAA. Jorge Rangel, explicó que por consecuencia se trabaja en coordinación con los centros académicos, luego de que la universidad sí está facultada para llevar a cabo esas funciones.
“Hay posiciones encontradas, hay maestros que no tienen mayor problema y por otro lado estamos hablando de unos 25 casos de los más de mil académicos que no les han parecido los nuevos mecanismos. Algunos temían ser despedidos o que incluso no pudieran tener derecho a sus periodos vacacionales. El exhorto es asumir nuestra responsabilidad de acuerdo a nuestras causas”, indicó.