Los cambios a la Ley Federal del Trabajo, con la entrada en vigor del REPSE, ponen en riesgo a micro, pequeñas y medianas empresas, las cuales, ante la falta de estructura administrativa, podrían no adaptarse a las nuevas reglas que pretenden evitar la subcontratación.

El presidente de la Comisión Laboral de Coparmex, Juventino Romero de la Torre, reconoció que, entre el empresariado, aún siguen existiendo diversas dudas, principalmente entorno a quiénes sí y quiénes no están obligados al registro.

El experto en materia laboral detalló que, en este momento, existen numerosas empresas subcontratistas que se han adherido al Registro de Prestadores de Servicios Especializados u Obras Especializadas (REPSE) ante el temor de que empresas contratantes ya no las tomen en cuenta. Las empresas especializadas en servicios y obras deberán de comprobar el pago de impuestos y de prestaciones.

 

Romero de la Torre recordó que, de violar las nuevas disposiciones de la Ley Federal del Trabajo, las empresas contratantes, bajo la figura solidaria que contempla la legislación, se podrían hacer acreedoras a sanciones económicas de 2 mil y hasta 50 mil UMAs, es decir, el pago de hasta 4.5 millones de pesos.

 

“Es un tema de criterio de interpretación. Habrá empresas que no serán parte de ese 90% de la riqueza del país que se genera por medio de micro, pequeñas y medianas empresas porque no tienen la estructura administrativa, es un peligro, se tienen que  ir adaptando a esas necesidades si quieren sobrevivir…” Juventino Romero de la Torre, Coparmex