NOÉ GARCÍA GÓMEZ

Cada 24 de febrero se conmemora, celebra y se rinde respetos a uno de nuestros símbolos patrios, La Bandera mexicana, y creo que es el que mayor genera sentido de pertenencia y distingue a nuestro país. Genera un sentimiento de unidad impresionante entre los mexicanos, ya que cuando alguien va a otro país y ve la bandera mexicana el corazón comienza latir más fuerte, cuando hay un magno evento televisado, sea deportivo, social, musical y hasta religioso y se ven los colores de la bandera niños y adultos mira ahí están unos paisanos. Se generó el mito que estaba catalogada como la bandera más bonita del mundo, y digo mito, pues no hay un mundial de banderas oficial.
Pero también existen confusiones en su significado y datos que son interesantes traer para tenerlos presente, aquí expongo algunos.
Su origen se remonta a un 24 de febrero del año de 1821, cuando se proclamó el “Plan de Iguala”, que concretaría la consumación de la Independencia de nuestro país, tiempo después, Iturbide y Guerrero decidieron conformar el Ejército Trigarante; enarbolando por primera vez, los colores que hoy dan identidad a todos los mexicanos.
Se celebró por primera vez un 24 de febrero de 1940 cuando el presidente Lázaro Cárdenas (1934-1940) estableció esa fecha.
Su diseño, se adaptó en 1968 y en febrero de 1984 su uso es regulado por la Secretaría de Gobernación.
Si bien la inspiración de los colores de la bandera al inicio aludía el verde a la independencia, el blanco a la fe cristiana y el rojo a la unión entre europeos y americanos. Con el paso de los años el significado de los colores ha cambiado y actualmente se atribuye el verde a la esperanza, el blanco a la unidad y el rojo a la sangre de los héroes que murieron por la patria. El escudo, con un águila parada sobre un nopal que devora una serpiente, simboliza el final del viaje de los mexicas y el comienzo de la fundación de Tenochtitlán, hoy conocida como la Ciudad de México.
La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), es quien elabora las banderas nacionales desde las de escritorio, oficina, las de guerra o escolta y hasta las banderas monumentales. Pocos saben que no pueden estar circulando banderas oficiales y se requiere desechar, debe hacerse mediante el proceso de incineración. El símbolo patrio oficial no puede desecharse de ninguna otra manera.
Espero que los datos le fueran de utilidad y sirvan para valorar uno de nuestros símbolos patrios que nos dan identidad como mexicanos.