En los últimos días, en Aguascalientes capital ha sido por demás notoria la nata de contaminación del aire que se muestra en el horizonte, lo cual obliga a volver a razonar sobre lo que se está haciendo en materia de cuidado medio ambiental y el compromiso industrial, como a nivel doméstico, para reducir los niveles de dióxido de carbono que tanto preocupan.
Así lo manifestó la presidenta del Colegio de Biólogos de Aguascalientes, María Guadalupe Castorena Esparza, quien resaltó que en la entidad “preocupa el tema cuando volteamos hacia uno de nuestros principales referentes en la entidad, como es el Cerro del Muerto, y se tapa con la nata de contaminación”.
“En ecología hay un lema, y es que la contaminación no es exclusiva del lugar donde se produce”, de ahí que lo que aquí se observa al amanecer, no todo es generado a nivel local, sino que puede venir de industrias de entidades vecinas y aquí se alojan sus contaminantes.
A esto se suma que el uso de vehículos de motor en lo individual se ha incrementado durante este tiempo de pandemia, pues para evitar contagios, hay gente que ha dejado de usar el transporte colectivo, ha adquirido motocicletas o va en auto con una o dos personas, se dejaron de lado los viajes en grupo que ya se estaba implementando hasta el año pasado.
Insistió que este problema no es necesariamente por lo que se hace o deja de hacer en el estado en materia del cuidado del ecosistema, pues también se requiere comprender cómo ocurren las corrientes de aire e identificar de dónde proviene ese aire contaminado, que no necesariamente es producido en su totalidad aquí.
También se debe dejar de manifiesto, que ante la imposibilidad de poner barreras o muros en el cielo para impedir el arribo de aire contaminado proveniente de entidades vecinas, lo prudente es exigir a nivel local y a los gobiernos de los estados colindantes, que se tenga una revisión permanente de la forma en que trabajan sus industrias contaminantes, por los estragos que se están generando y compartiendo.
Castorena Esparza, subrayó que de por sí, el trabajar en casa ya deja un rastro de contaminación que parecería invisible, al tener por más tiempo las computadoras encendidas y todo aquello que requiere de carbono para funcionar y que deja sus estragos, como para descuidar las supervisiones en las emisiones de gases contaminantes a nivel industrial, lo que al parecer ocurre no necesariamente en Aguascalientes, pero sí en entidades vecinas, de ahí la importancia del trabajo coordinado entre las dependencias de los estados en materia medioambiental.