Natalia Vitela
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La vacuna contra la influenza no evita que las personas padezcan esta enfermedad, sino que quienes la desarrollan no lleguen a terapia intensiva y estén en riesgo de morir, señaló Justino Regalado Pineda, subdirector médico del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) .
“Si cuando nos vacunamos nos dio una influenza muy fuerte, pues la vacuna nos protegió. Cuando vienen los pacientes y se quejan y dicen: ‘Me vacuné y me dio muy fuerte’. Les digo: ‘Qué bueno que te dio cuando estabas vacunado, porque no te mató’, porque nos vacunamos para no morir prematuramente”, precisó el experto.
Regalado Pineda aseguró que el INER se alista para la llegada de las vacunas contra la influenza.
“Nos han notificado que están por llegar las vacunas, se está preparando la logística y distribución de las vacunas. En un par semanas se comenzará a vacunar a todo el personal y a los pacientes”, indicó.
Cada año, precisó, son vacunados alrededor de 4 mil pacientes durante toda la temporada de influenza.
“Tenemos un programa de vacunación de influenza al alta, hay muchos pacientes que vienen porque se descompensaron de enfisema o que venían si se descompensaban de cualquier padecimiento pulmonar que tuvieran, y al alta aprovechábamos para vacunarlos”.
Ante la contingencia sanitaria por Covid-19, es fundamental que las personas que forman parte de los grupos de riesgo se vacunen lo más tempranamente posible, pues los anticuerpos se desarrollen aproximadamente dos semanas después de que se recibió la dosis.
Los grupos prioritarios son los menores de 5 años; adultos mayores; embarazadas; personas que, sin importar la edad, tengan alguna enfermedad crónica como obesidad, diabetes, hipertensión, cáncer y VIH-Sida y en tratamiento con inmunosupresores.