Jorge Ricardo
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Priista hasta hace una semana, Adrián Rubalcava, alcalde de Cuajimalpa, le entregó una bandera a Claudia Sheinbaum con tres mariposas y una solicitud: «¿Nos adoptas?».
Habían cruzado juntos un túnel de flores y mariposas, algo así como túnel del amor en el Deportivo Cacalote. La aspirante presidencial de Morena había llegado una hora tarde, pero ninguno de los cientos de acarreados del ex priista –que cargaban banderas con mariposas sin saber lo que significaban– se había ido.
La misma petición de posada ondeaba en toda una cancha de futbol, entre figuras de un dragón, como se hace llamar Rubalcava. El martes, el alcalde se unió a un grupo de ex priistas, como Eruviel Ávila y Alejandro Murat, que saltaron a la campaña de Morena. Los priistas también se llevaron las matracas y las trompetas de plástico tricolores.
El recorrido de Rubalcava, ya atiborrado de collares de flores, Sheinbaum y Clara Brugada, aspirante de Morena a Jefa de Gobierno, duró otra media hora entre el zumbar de trompetas y humo verde.
«Jefa, como pudiste ver, en este evento lo único que queremos es sumarnos contigo, darte todo nuestro respaldo, todo nuestro cariño. La familia de Cuajimalpa tiene aquí sus banderas, unas banderas, que si las pueden levantar, por favor, muchachos, tienen tres mariposas, que significan para nosotros mucho, y sé que para ti también, espero nos recibas, nos acojas. Estamos contigo, te deseamos el mejor de los éxitos», dijo el ex priista, que en el templete siguió pidiendo posada.
La llamó «futura Presidenta de México» y le mostró el poder de acarreo que había llenado la cancha con gorras verdes, rosas, rojas, amarillas y azules.
En el mitin, Sheinbaum no sólo fue aplaudida más que la evocación del Presidente López Obrador, sino ante la mención de Rubalcava.
Reacias siempre a aceptar el pragmatismo del poder por el poder, las dos morenistas justificaron la suma de la antigua mafia en el poder priista.
«Quiero en especial hacer un reconocimiento al compañero Adrián Rubalcava. Quiero reconocerle a Adrián Rubalcava haberse rebelado contra la imposición, contra la antidemocracia del partido del cártel inmobiliario. Bienvenido, compañero Adrián Rubalcava. Bienvenido a ti y a tu equipo, a tus compañeras y compañeros», dijo Brugada.
Sheinbaum aseguró que ya desde que era Jefa de Gobierno traían alianza.
«Lo que queremos es el bienestar del pueblo de México, el bienestar de los habitantes de Cuajimalpa, y yo estoy segura que esa es la esencia también de lo que mueve a Adrián Rubalcava. Esa es la esencia por lo que luchamos, porque nosotros luchamos por causas, por principios», sostuvo.
Casi eran las 18:30 horas, oscurecía, el mitin todavía no terminaba y algunos ya se iban enrollando sus mariposas y dragones. Sheinbaum ya estaba retrasada media hora para su otra reunión en Iztacalco, a una hora y media de ahí.
«¿Cómo ves, Clara? ¿Cómo ves, Adrián, si nos traemos el cablebús que va por Constituyentes hasta Cuajimalpa? Y ya ven que nosotros no hacemos promesas, nosotros hacemos compromisos», ofreció Sheinbaum.
El equipo de Rubalcava repartió papas, jugos y chicharrones.