Las fallas que se han tenido en cuanto a la regulación ambiental, han generado costos en materia de seguridad social, así como afectaciones en la calidad de vida en el país, derivado de la emisión de gases y contaminantes en el aire, que provocan afecciones respiratorias, cáncer de pulmón, enfermedades cardiovasculares o pulmonares obstructivas, entre otras tantas.
Así lo señaló Rubén Macías Acosta, jefe del Departamento de Economía de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, quien se refirió a la globalización, como un fenómeno que ha propiciado el desarrollo productivo y monetario de diferentes ciudades y países, principalmente por la llegada de grandes industrias que detonan las economías de escala, que a su vez, incrementan el poder adquisitivo de la población.
Reconoció que existen distintas regulaciones en materia medio ambiental que buscan incidir en la forma en que opera la industria; de hecho, son parte de la Norma Oficial Mexicana y del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá, pero no se han aplicado con el rigor que corresponde.
Ante esto, consideró imprescindible perfeccionar en el corto tiempo, los procedimientos para proteger los recursos naturales, sobre todo si se toma en cuenta que Estados Unidos de América plantea retirar muchas de sus importaciones de China y adoptar un modelo más nacionalista.
Consideró que las regulaciones que merecen más atención son las relativas a la emisión de gases y contaminantes en el aire, pues son afectaciones medioambientales que se traducen, en enfermedades graves e inclusive morales, y su tratamiento representa un alto costo en materia de salud pública.