Diego Martínez / Agencia Reforma

CDMX.- Este es un fin de semana distinto para el boxeo mundial.

El “Cinco de Mayo”, fecha que se ha vuelto clásica para el pugilismo, fue noqueado por el Covid-19.

Los aficionados se quedaron con las ganas de celebrar la fiesta patria -quizá la más festejada en Estados Unidos- y de ver al mexicano Saúl “Canelo” Álvarez ante Billy Joe Saunders, pleito que se tenía que haber celebrado anoche en la T-Mobile Arena de Las Vegas, ciudad que en este momento está apagada.

Desde hace años púgiles como Floyd Mayweather, Julio César Chávez, Manny Pacquiao, Juan Manuel Márquez, Jorge “Travieso” Arce, Óscar de la Hoya estelarizaron el fin de semana cercano al 5 de mayo.

“La seguridad es primero en este momento, y esperemos que los aficionados vuelvan pronto a gozar de las grandes peleas. No hubo pelea del ‘Cinco de Mayo’, pero poco a poco el boxeo regresará”, dijo el promotor y ex monarca del mundo Óscar De la Hoya.

Hace dos años, fue la primera vez en muchos años que el boxeo se perdió una cartelera  del “Cinco de Mayo”, y curiosamente también le tocó la cancelación al “Canelo”.

En 2018, los fans no pudieron ver la segunda parte entre Saúl Álvarez y el kazajo Gennady Golovkin, pospuesto por el positivo en clembuterol del tapatío.

“Una lástima todo esto, ni modo, es una enfermedad que le pegó a todo el mundo. Está todo parado, y lógicamente la economía está afectada, y triste todo lo que está pasando, todo esto sirva (sic) para estar con Dios, cuidarnos, prevenirnos”, dijo el ex campeón Jorge “Travieso” Arce. La última pelea fue el año pasado con Álvarez ante Jacobs.