La eliminatoria entre Real Madrid y Manchester City fue la más atractiva cuando se dieron a conocer los cruces de los cuartos de final de la Champions; ayer, en la ida, estos dos equipos no decepcionaron a nadie al empatar con un marcador de 3-3, dejando todo un drama para la vuelta en Inglaterra.
El partido se jugó en la cancha del Santiago Bernabéu y muy temprano, en apenas un minuto, se tuvo una falta por parte de Tchouaméni que le costó la amarilla y el no poder jugar el duelo de vuelta. De igual manera, en esta acción, Bernardo Silva aprovechó el tiro libre para adelantar a su equipo 0-1.
A pesar de que el City se mostró cómodo con este gol, el Real Madrid se fue al ataque y logró darle la vuelta al partido en solo 12 minutos; el primero fue un autogol de Rúben Dias por desviar un tiro fuerte de Camavinga y, el segundo, fue un gran remate de Rodrygo que hizo dentro del área ante la presión de dos defensas y el portero del City.
En el resto de la primera mitad no se tuvieron más goles, pero sí muchas acciones de peligro. Para el segundo tiempo, Phil Foden empató el marcador con un golazo desde la media luna y, en pocos minutos, Josko Gvardiol volvió a poner en ventaja a su equipo con un golazo desde las afueras del área, dejando completamente mudo al Santiago Bernabéu al ver el marcador 3-2.
Cuando parecía que se le iba a ir el partido encima al Real Madrid, apareció Fede Valverde con un golazo de volea para empatar nuevamente el partido, dejando un marcador parcial de 3-3. En los últimos minutos, el Manchester se conformó y cuidó su arco para evitar más imprevistos.
Con este empate parcial de 3-3, los equipos de Real Madrid y Manchester City jugarán la vuelta el próximo miércoles 17 de abril en territorio inglés, donde los campeones tratarán de aprovechar su localía para avanzar a las semifinales, o bien, los merengues podrían tener una noche mágica al eliminar a los campeones en su casa.