Benito Jiménez
Agencia Reforma

CHILPANCINGO, Guerrero.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador dijo ayer que su visita a La Montaña de Guerrero no fue para revisar el tema de la venta de niñas.
Ese asunto, afirmó, es una excepción de los valores que imperan en la región.
«Ahora que fuimos a La Montaña unas periodistas, por toda la campaña que se genera de quienes no conocen las comunidades ni conocen de las culturas de los pueblos, la pregunta que me hacían es: ‘¿A ver, qué nos dice o viene a ver lo de la venta de las niñas?, ¿lo de la prostitución de niñas?’
«No, no vengo a ver eso, porque eso no es la regla. En las comunidades hay muchos valores culturales, morales, espirituales. Eso puede ser la excepción, pero no es la regla. Qué, ¿acaso entonces la prostitución nada más está con los pobres? Entonces toda una campaña en ese sentido, pero no es motivo para cuestionar a nadie, es que es muy enajenante el manejo de la información, o mejor dicho la información que se transmite para distorsionar, para deformar las cosas», dijo el mandatario al encabezar la presentación del Plan de Apoyo a Guerrero.
Insistió en que en La Montaña, en todo Guerrero y en todo México hay una gran reserva de valores.
«El México profundo para regenerar la vida pública», añadió.
Organizaciones civiles estiman que 300 mil niñas han sido vendidas para matrimonio en Guerrero desde hace décadas, pero no se tienen cifras exactas, pues la mayoría de esas uniones no se registran.
La organización Yo quiero Yo puedo, trabaja en el municipio de Metlatónoc para erradicar la venta de menores.
Pero el fenómeno sigue en La Montaña, donde las menores son vendidas desde 5 mil a 200 mil pesos, lo que deriva en embarazos desde los 13 años, en promedio.