A un poco más de un mes de que el sector restaurantero lograra la autorización de parte de autoridades del sector salud para poder reanudar actividades, luego de permanecer inactivos a consecuencia del brote de COVID-19, aun se mantienen cerrados 3 de cada 10 negocios afiliados a la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados (Canirac) de acuerdo a lo manifestado por su presidente, Claudio Innes Peniche.

El líder del sector precisó que de manera paulatina desde el pasado 1° de junio cuando comenzó la ‘Nueva Normalidad’ y con ello el hecho de tener la posibilidad de que los negocios enfocados a la venta de alimentos, pudieran levantar su cortina cumpliendo con estrictos protocolos de sanidad, han ido alineándose respetando en todo momento las disposiciones emitidas por autoridades del sector salud. En consecuencia, indicó que lo anterior ha significado que los restaurantes afiliados a Canirac sean establecimientos seguros, alejados por fortuna de casos sospechosos y positivos entre sus trabajadores, quienes constantemente son sometidos a la lectura de la temperatura corporal, además del uso de caretas, cubrebocas, así como el uso de gel antibacterial y cumplir con el lavado frecuente de manos, entre otras medidas más. Innes Peniche precisó que la principal preocupación del sector es poder sostener sus negocios y los empleos de los trabajadores, pero primeramente la salud y seguridad de todos está por encima de cualquier cosa, por lo que los protocolos seguirán rigurosamente aplicándose.

“No sabemos si el 30% de los negocios pendientes de abrir estén esperando a que la pandemia pase, por lo que los restauranteros de Aguascalientes hacemos la atenta invitación a nuestros clientes a que consuman local y que tengan la confianza que se hace todo lo indispensable para cuidar de su salud y la de todos”, concluyó.