Aunque en los primeros meses de la pandemia por COVID-19 en la entidad bajó el consumo de carne de cordero y de leche de cabra que en general se utiliza para la elaboración de quesos, el ánimo de los criadores de ovinos y caprinos no decae, por el contrario, intensificarán la promoción y retomarán proyectos que se detuvieron por unos meses.

Néstor Cons Sosa, presidente de la Asociación Ganadera Local de Ovinos y Caprinos de Aguascalientes (Agloyca), reconoció que a este sector le vino un hueco en sus ventas con la pandemia, dado que se bajó el consumo y por ende las ventas, no obstante, los planes de desarrollo continúan.

Refirió que si bien entre la población es más común consumir carne de cerdo y res, se hace un esfuerzo por promover más cortes de cordero, pues hasta ahora se preparan sólo platillos tradicionales como costillas o birria, en tanto que otros cortes se utilizan en la cocina gourmet, con lo que se le brinda valor agregado.

En los últimos meses se ha intensificado la engorda de este tipo de ganado, de tal suerte que la ovino y caprinocultura está teniendo presencia ya en el ámbito nacional, lo cual se debe a que se ha trabajado en el mejoramiento de la genética, “estamos trayendo embriones de Australia y esto ha ayudado en mucho a mejorar la genética de los hatos ovinos y caprinos”.

Ello ha permitido incluso que haya hatos de borregos que se encuentran entre los primeros lugares nacionales en competencia por su genética, “lo cual se debe también a que en varios ranchos se está implementando tecnología para la transferencia de embriones, se invierte para tener oportunidad de fortalecer la cadena de producción y dar mayor valor a este ganado”.