Sergio Cuevas Ávila
El Heraldo

El Colegio de Economistas de Aguascalientes negó que se vayan a perder de golpe 5 mil fuentes de empleo en la industria automotriz de la entidad, dado el comportamiento histórico que ha tenido este sector a lo largo de los años. Así lo afirmó la presidenta de la Comisión de Estudios de Género, Dafne Gissel Viramontes Ornelas.
En conferencia de prensa, comentó que de darse una pérdida de empleos en tal magnitud, las consecuencias serían muy graves para Aguascalientes, dado que actualmente hay 40 mil 104 personas que dependen del sector automotriz en el estado y de perderse 5 mil fuentes laborales, el impacto sería de un 12% del total de empleados.
En tal sentido, dijo desconocer la fuente de la cual surgen estas cifras dadas a conocer por el dirigente de la Federación de Trabajadores de Aguascalientes, Alfredo González González, al realizar estas estimaciones, lo cual es muy arriesgado. “No hay datos que sustenten esta aseveración (…) de que se vaya a perder ese número de empleos. Es posible que sí se pierdan, pero no en esa magnitud”, agregó.
Al dar a conocer un estudio sobre la Evolución de la Industria Automotriz y el Impacto en la Economía de Aguascalientes, Viramontes Ornelas comentó que de acuerdo con la Encuesta Mensual de la Industria Automotriz del INEGI publicada en mayo pasado, dijo que hubo una caída anual de 0.7% en los empleos para el estado.
Afirmó que a nivel nacional, en el primer semestre de este año hubo una recuperación de la producción de vehículos, la cual se ubica en 3.93% en comparación con el mismo periodo de 2021. Sin embargo, aclaró que en relación al año 2019, estamos 17% abajo de lo que se producía a nivel nacional.

En Aguascalientes, Nissan ha sido la armadora que más ha sufrido caídas en el mercado de vehículos a nivel nacional, de acuerdo con el Registro Administrativo de la Industria Automotriz y Vehículos Ligeros del INEGI, al registrar una reducción en su producción del 28.3%, una baja en sus exportaciones de 37.6% y una caída de ventas al público de 19.3%.

La economista consideró fundamental que el Gobierno local impulse el desarrollo de nuevas tecnologías para los automóviles y apostar a la diversificación hacia otras industrias como la alimentaria, de los metales y la de computación.