En esta época se ha comenzado a vivir una época de crisis que se va a agudizar en los próximos años, pues hay muchas familias en las que se redujo el ingreso ante la pérdida de empleos formales y esto preocupa a los comerciantes y al gobierno, ya que la gente deja de consumir y el riesgo es que se dediquen a cosas no convenientes, por eso “debemos estar unidos para salir adelante”.

Así lo manifestó el presidente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco), Humberto Martínez Guerra, quien resaltó que las autoridades hacendarias tratarán seguramente de ser más estrictos con el cobro de impuestos y en que no haya negocios evasores, pero también se encontrarán con actividades que no volvieron a trabajar y es donde pudiera tenerse la pérdida de ingresos a las arcas.

Se debe entender que si la economía baja el SAT tampoco crecerá en recaudación, de ahí la importancia de contar con el apoyo no sólo de las autoridades estatales y municipales, sino también se ha requerido de la Federación para dar el impulso a las actividades productivas.

“Lo que tenemos que entender es que habrá una situación de crisis económica que va a durar un rato”, con el riesgo de que la delincuencia se haga presente.

Por lo que respecta a los comercios en esta entidad no se han detectado “picos de inseguridad”, sin embargo la crisis económica se tendrá que atender. Si bien el Sistema de Administración Tributaria (SAT) podría estar conforme porque este año todavía ha podido recaudar, pero no podrá ser igual en 2021.

“La economía venía mal desde el año 2019, no teníamos crecimiento prácticamente. Esta crisis, vino a darle más “en la torre” a todo. Así como va a haber caída en ingresos de mucha gente, también será en los ingresos del Gobierno, inevitablemente…” Humberto Martínez Guerra, Canaco.