No terminan de arrancar

De ser los más constantes y máximos favoritos a ser una incógnita partido a partido. En eso se han convertido los Lakers que de un día para otro cambian su nivel al no tener a sus dos máximas estrellas en la duela. Ahora fueron los Knicks los que le hicieron ver su suerte al campeón que no puede hilar victorias consecutivas.
El duelo fue parejo en gran parte de su desarrollo, New York atacando con Julius Randle que es su máximo exponente en la cancha mientras que Reggie Bullock o Elfrid Payton aparecieron con unidades importantes. Del lado angelino Drummond pasó prácticamente de noche sin aportar buenos números, sobre todo en puntos con solamente tres en todo el juego. Kyle Kuzma regresó tras dos juegos sin participar por lesión, pero tuvo una modesta noche con sólo 14 unidades.
La clave del juego fue en el tercer cuarto cuando los Knicks se separaron a más de 13 puntos de ventaja que fue una brecha demasiado pesada para los Lakers que no pudieron regresar ante la buena defensa de los Knicks que secaron a varios nombres importantes de Lakers. Con pizarra de 111-96 los Knicks vencieron a los campeones, Randle fue el jugador de la noche con doble-doble que incluyó 10 tablas y 34 puntos. En el otro duelo estelar del día los 76ers dieron un paso al frente en su intención de ser catalogados como favoritos al superar 95-113 a los Mavericks que venían en plan ascendente, Joel Embiid estuvo intratable con 36 puntos y 7 rebotes mientras que Doncic tuvo 32 unidades.