Staff
Agencia Reforma

BOGOTÁ, Colombia.-El Gobierno del Mandatario Iván Duque se reunió ayer con delegados de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para defender su actuar durante las protestas que han sacudido al país.
En el encuentro de más de dos horas, el Presidente, la Vicepresidenta y Canciller, Marta Lucía Ramírez, y el Embajador ante la Organización de los Estados Americanos, Alejandro Ordóñez, subrayaron su rechazo a los bloqueos de vías y a los casos de vandalismo.
La consejera de la Administración para los derechos humanos, Nancy Patricia Gutiérrez, afirmó que Colombia no es un país violador de derechos y que las dificultades que se han presentado serán resueltas por el sistema de justicia en la nación.
“La importancia de la visita es que conocen el contexto de Colombia, que es diferente a otros países, que conocen la institucionalidad y el compromiso del Gobierno y de los órganos de control, de los procesos que hay para que haya una garantía de los derechos humanos.
“Es que Colombia no es un país violador de derechos humanos, tenemos dificultades pero esas dificultades las afrontamos con la justicia”, remarcó.
Más tarde, la Comisión se reunió con el Ministro de Defensa, Diego Molano, y el director de la Policía, general Jorge Luis Vargas Valencia, entre acusaciones de abuso de la fuerza.